AEBOX/Jose Luis Abad/ — El próximo 28 de enero tendremos ante nosotros uno de los combates más esperados dentro del ámbito nacional, y que, además, se desarrollará en la disputa del título vacante de la Unión Europea para el cetro del peso pluma. Gran noticia para nuestro boxeo que este organismo considere a dos de nuestros boxeadores como coaspirantes, prueba del magnífico nivel que están alcanzando nuestros púgiles. El evento tendrá lugar en el Polideportivo Fernando Martín, en Fuenlabrada, y dada la calidad y la condición de los contendientes, se espera lleno absoluto para ver una verdadera batalla entre dos de los mejores pesos pluma del panorama nacional y también europeo. Estamos hablando, ni más ni menos, que del madrileño Sergio “Schuster” Prado, y del catalán Marc “La Guerra” Vidal.

Finalmente vamos a poder disfrutar de este combate, y digo finalmente porque en principio, estaba previsto anteriormente para la disputa de la Unión Europea del peso supergallo, posteriormente, para el 26 de noviembre, pero la pelea se volvió a caer. Pero Rimer Box, promotora a la que le gusta el boxeo de verdad y ha demostrado que apuesta mucho por combates que el aficionado ansía ver, se ha empeñado en este combate y felizmente, el próximo día 28, lo vamos a poder disfrutar todos. Ricardo Sánchez Atocha cuando la sigue, la consigue, en eso no hay nadie como él.

Sergio “Schuster” Prado (13 -6 -1, 4 KO), qué decir de este hombre que ningún buen aficionado sepa. Yo personalmente he tenido la oportunidad de verlo entrenar y de hacer sparring, y como resumen, les diré que es de esos boxeadores que hacen afición y que no dejan a nadie indiferente: sube Schuster al ring, y enmudece todo lo que le rodea. Boxeador eléctrico donde los haya, combativo, versátil, rápido, explosivo, aguerrido, voluntarioso, duro como el acero, y muchos más calificativos que podría seguir escribiendo. Un veterano de 20 combates como profesional y que se ha pegado con los mejores, en España y en Europa, y todas sus derrotas las ha vendido muy muy caras (tan solo ha perdido antes del límite con “Maravillita” Sánchez, quedando ya muy lejos en el tiempo ese combate), y no digamos sus rivales en Europa, de primerísimo nivel (todos recordamos su injusta derrota ante el excelente púgil danés, Dennis Ceylan). Prado se maneja en todas las distancias bien, aunque donde hace daño es en la media con un boxeo interior impresionante, y una variedad de golpes que hacen muy difícil su estudio para el rival, porque esa es otra de las muchas virtudes de Prado que lo hace letal: su impredecibilidad. Además, el madrileño tiene un instinto asesino que lo define como un boxeador temible y dañino. Que nadie cometa el error de valorarlo por su porcentaje de KOs, Schuster hace mucho daño cuando pega ya que sus golpes penetran muy bien en el cuerpo del contrario sometiéndolo a un castigo muy fuerte. Muchas veces es mejor un KO que una pelea a la distancia con un boxeador como Schuster, porque literalmente te destroza. El calificativo de eléctrico es precisamente por la movilidad que tiene, lo mismo está basculando su cuerpo en la larga distancia que con un rapidísimo movimiento de piernas lo tienes encima castigándote y habiéndote llegado en el camino con su izquierda abierta y su derecha recta en un despliegue físico impresionante. Te deja fuera de la distancia con ese pasito preciso atrás, te hace creer que está fuera de la distancia y de repente lo tienes encima. Personalmente, a mí me encanta como maneja los upper y los ganchos con ambas manos y como los ejecuta, a la más pura escuela de su entrenador, uno de los grandes de nuestro boxeo, Jose Valenciano. Schuster “se hace pequeño y golpea” (todo el que ha entrenado con Jose sabe lo que quiero expresar).

Marc “La Guerra” Vidal (7 – 1 – 4, 4 KO), impresionante boxeador el catalán, con una estatura importante para el peso pluma, Vidal lleva un último trecho de carrera meteórico. Ha noqueado a sus tres últimos rivales, y bien podían haber sido cuatro, ya que en el último asalto frente al polaco Piotr Gudel, trastabilló por dos veces al púgil local enmudeciendo a todo el pabellón, aunque finalmente el combate fue nulo dándole uno de los jueces la victoria a Vidal en lo que personalmente entiendo como una decisión injusta. No cabe duda de que el catalán ha evolucionado muchísimo en todos sus aspectos y ha ganado mucho en pegada, con lo que viene con muchísima confianza para afrontar este reto contra Schuster. Vidal es el actual campeón pluma nacional, título que le ganó al bravísimo y valiente púgil asturiano Juancho González en una bonita batalla donde una terrorífica derecha cruzada del catalán, desconectó al guerrero gijonés. Estamos ante un púgil mucho más analítico y pausado, que claramente va de menos a más por lo que es muy peligroso llegar con él a la distancia. Vidal impone un ritmo muy seguido y constante a la pelea, toma la iniciativa hacia adelante de forma muy ordenada e inteligente, metiendo golpes muy duros al cuerpo persiguiendo a sus rivales hasta dejarlos sin piernas para que entren en una media y corta distancia donde el catalán saca muchísimos golpes y con una tremenda precisión. Su aproximación la hace sin perder la compostura, con un caminar muy estiloso, donde te acorrala y te obliga a una “Guerra”, de ahí que no me extrañe su bien merecido apodo boxístico. También es un púgil con mucha variedad de golpeo, si bien yo destacaría su castigo al cuerpo, su cadencia y su ritmo de pelea, un ritmo infernal y constante, que hace que no deje pensar a sus rivales, y que va increscendo conforme se consumen los asaltos. Para añadir algo significativo más, su única derrota la tiene frente al experimentado púgil de Otxarkoaga Andoni “El Macho” Gago.

Ambos boxeadores asimilan bien el castigo y trabajan muy bien bajo presión. A los dos les gusta llevar la iniciativa y van hacia adelante, con lo que el espectáculo está más que servido. Del lado de Prado tenemos la velocidad y la explosividad, y también más experiencia en combates de este calibre, del lado de Vidal tenemos su excelente preparación física y su acoso constante y continuo a la fisionomía del rival.

¿Podrán la electricidad, la explosividad de movimientos, y el instinto asesino del madrileño frente a la claridad de ideas, la sangre fría y el temible golpeo al cuerpo del catalán? ¿Vencerá el alto voltaje del boxeo de Schuster al ejército de golpes continuos que tendrá preparado para su despliegue Vidal?

Importantísimo una victoria en este combate para ambos. Schuster ocuparía el lugar que le corresponde desde hace mucho tiempo y que injustamente se le ha negado, Vidal escalaría puestos en el ranking y añadiría otra victoria más a su buen record. Habiendo analizado a ambos boxeadores, tengo claro que Schuster intentará salir a por Vidal desde el primer asalto aprovechando su fulgurante inicio de pelea para mermar las opciones del catalán. En la otra esquina, Vidal tratará de ocupar el centro del ring y, asalto tras asalto, intentará minar la resistencia del madrileño para llevarlo a un infierno de final de combate. El que escribe, ya no puede esperar más para ver a estos dos magníficos guerreros encima del ring.
El 28 de enero estallará la primera guerra boxística del año, y Fuenlabrada será la capital del boxeo europeo y nacional para el deleite de todos los buenos amantes de este grandioso deporte.

FullSizeRender (60)

Escrito por Aebox