AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — Un asalto tan sólo necesitó Deontay Wilder para despechar a Dominic Breazeale en el Barclays Center de Brooklyn y retener así su título de Campeón Mundial de los pesos pesados del Consejo Mundial.

El campeón norteamericano parecía más precavido que otras veces pero eran tan sólo los primeros compases del primer asalto. Wilder usaba el Jab mientras su rival parecía no tenerle miedo. Sin embargo, el aspirante sintió una derecha potente que le desestabilizó y empujó hacia las cuerdas. El campeón se dio cuenta de que su rival estaba sentido y se lanzó en tromba a finiquitar. El final estaba cerca pero Breazeale no quería entregar tan pronto la victoria, sacando una derecha que llegó y afectó al espigado campeón.

El monarca ralentizo su ataque y esperó a coger aire durante unos segundos, armo su jab para abrir camino y coló una derecha mortal que tumbó a Breazeale. Intentó levantarse pero no podía y cuando lo hizo ya la cuenta de 10 había pasado. Wilder retenía y estallaba de alegría, a la vez que se `marcaba´ un gesto cariñoso con su rival consciente de la mala imagen dada en sus últimas declaraciones.

Veremos qué es lo siguiente para Wilder, a quien el publico demanda un gran combate de gran nivel ante Joshua o Fury.

Escrito por Aebox