AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — . Deontay Wilder y Tyson Fury no defraudaron en el duelo que mantuvieron en el Staples Center de Los Angeles esta noche. Quizás lo que si defraudó fue el resultado de combate nulo, pues a pesar de las dos caídas del británico la sensación fue la de que el “Gipsy King” mereció la victoria por un ligero margen.

Las puntuaciones fueron 115-111 para Wilder, 114-110 a favor de Fury, y una tercera de 113-113, con lo que el afroamericano retenía su título.

Todo parecía seguir una cierta tranquilidad, marcada por los golpes fallidos del estadounidense y el desfogue lento de Fury, hasta que la batalla se animó en el noveno con una caída de Tyson. Pero antes ya hubo detalles a tener en cuenta como el hecho de que Fury se mantuviera en movimiento y con las manos bajas para provocar los fallos de su rival. El Jab y el recto de derecha le iban abriendo el camino en el quinto y sexto episodio.

En el séptimo hubo intercambio de metralla, llegando ambos con poderos golpes mientras que el octavo hubo cierta ventaja, a nuestro juicio, para el aspirante de nuevo gracias a un jab que estorbaba y frenaba los ataques de Wilder.

En el noveno el campeón mando a la lona a Fury casi al minuto del citado episodio tras una derecha que le hizo doblar la rodilla al aspirante. Sin embargo, Fury se levantó a la de ocho y empezó a contraatacar parando el ataque del estadounidense. Fury parecía haber equilibrado el combate ante un Wilder algo cansado.
En el décimo Fury salió a hacer los deberes pues era consciente de que el anterior episodio había decantado la pelea en el impacto visual de los jueces. Apretó pero lo duro llegaría en el último asalto con un público en pie.
Y llegó el último asalto que no defraudo a los espectadores del templo angelino. Wilder seguía con su objetivo de lanzar manos que tumbarán, ya lo había conseguido y confiaba en ese camino. Lanzo de nuevo una derecha y después una izquierda potente que terminó por derribar por segunda vez en el combate al gigantón de Fury. Parecía que el final ya estaba ahí y que Wilder tendría su recompensa. Sin embargo, Fury de nuevo añadió épica y se levantó ante el aplauso del público.

Se levantó Fury y contrarrestó con duras manos el ataque del campeón tatuado hasta el punto de dejar sentido a un Wilder muy cansado que se abrazaba a su rival en los compases finales.
El final ya lo sabemos. Un nulo con polémica y título para Wilder pero que alimenta cualquier revancha millonaria en Reino Unido o un macro estadio estadounidense, sobre todo después del buen sabor de boca. Hagan sus apuestas

banner_fuerastockFACEBOOK

Escrito por Aebox