AEBOX/Nacho Gutiérrez/Foto Paco Martín/ — Derrota del púgil hispano venezolano Ronny Alexander ante Aslambek Idigov en un combate muy cerrado y lleno de alternativas que se llevó el ruso por 114-114, 118-112(Kalinkin de Rusia) y 115 a 113 ayer
noche en Grozny (Rusia. En juego los títulos internacional de la IBF y el europeo de WBO del supermedio.

El duelo tuvo muchas fases pero desde el inicio El Llanero llevó la iniciativa ante un rival que le dejó el centro del ring y se movía alrededor de él al contrataque, pero con respeto hacia el de Saga Heredia.

A Ronny le pedían la mano `pegadita y más abajo… Tírala cerquita al pecho´, lo desestabilizo al principio y muy bien en el cruce de golpes con alguna mano derecha de contra de Idigov. En el segundo salió más concentrado el ruso y le pedían uno-dos al español, que cuando quedaban treinta segundos había cambiado la dinámica y mejorado la imagen. El tercer asalto parecía ser un calco en el sentido de llevar la iniciativa Ronny y estar más fresco pero no tenía una frecuencia de golpeo mayor que Idigov al final del episodio. El Llanero acosaba y parecía hacer más daño pero los agarrones continuos mermaban su ataque mientras el ruso se movía hacia atrás y rompía la cadencia de cualquier ataque. El agarrón después del ataque de Landaeta era un continuo a la vez que el español tiraba cada vez más golpes aislados.

En el cuarto las hostilidades estaban desatadas con Ronny acosando pero no terminaba de desarbolar con su ataque ante el clinch continuo del rival. En el quinto, Landaeta perdió su bucal en un ataque pero no daba sensación de necesitar aire, más bien era un lance del ataque que termino con una pequeña hemorragia del visitante.
Los asaltos intermedios fueron parecidos en cuanto a alternativa y dinámica, el español buscando la corta y parar el combate en el centro del ring ante un rival que no quería intercambios y que pegaba justo antes y después del clinch pero nunca durante. Los agarrones eran para enfriar el ímpetu de Ronny y romper cualquier conato de iniciativa de El Llanero.

En el séptimo, Idigov sabe enfriar y embarullar el combate y suelta una buena serie que pareció no afectar a Ronny. Golpes claros pero no fuertes o de poder, pero sí de cara a los árbitros.

En el octavo, noveno y décimo vimos a un Ronny más inspirado y golpeando abajo para fijar a un rival que no dudaba en agarrarse, lo persiguió pero parecía difícil encadenar tres o cuatro golpe claros. El ruso iba a la contra pero conseguía, no siempre, dar sensación de mayor frecuencia a pesar su cuenta gotas.

La tacañería de Idigov cambió en los dos últimos asaltos, en donde le vimos ir al ataque y e incluso con las manos bajas para amarrar el igualado combate de cara a los árbitros. Por su parte, Ronny no terminaba de conectar un ataque poderoso, soltaba manos y se movía alrededor al ser consciente del segundo aire de Idigov. No se fiaba
Al final combate para el ruso ante un muy digno Landaeta que quizás debería haber castigado más abajo y habérsela jugado en los últimos asaltos ante un rival que parecía tener menos peligro que él. Sin embargo Idigov supo tejer una telaraña, encadenar dos y tres golpes seguidos y sumar poco a poco como local.

Ronny debe seguir trabajando con el pensamiento de que este combate en España hubiera sido diferente pero siendo consciente de que al boxear fuera hay que desbordar al rival. Queda Ronny para buenas batallas.

Escrito por Aebox