AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — Rodeado del gran Silvester Stallone, el excampeón Lennox Lewis y el actual monarca Deontay Wilder, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, otorgó el perdón póstumo a Jack Johnson, primer hombre negro en convertirse en campeón mundial de peso pesado en la historia del boxeo.

Fue una cita para la historia de la Casa Blanca, en la que el máximo mandatario estadounidense tuvo una extendida conversación sobre el Noble Arte con los campeones afroamericanos asistentes a la firma . Hay que recordar que hace años los hoteles del hoy presidente albergaban las mejores veladas de Atlantic City con Mike Tyson de protagonista.
Al acto protocolario acudió también Linda Haywood, sobrina de Jack Johnson, así como a Mauricio Sulaimán, presidente del Consejo Mundial de Boxeo. El presidente del W.B.C. le entregó una réplica del cinturón que ganó Jack Johnson en 1908, y también uno verde y oro del organismo mundial.

La justicia de los EE.UU. se puso a investigar a Johnson por violaciones de la Ley Mann, una ley que no había sido aprobada aún en el momento del supuesto delito… La ley convertía en delito al transporte a través de las fronteras estatales “de cualquier mujer o niña con fines de prostitución o libertinaje o cualquier otro propósito inmoral”.

El objetivo de la Ley Mann era detener el tráfico sexual humano, pero su variado lenguaje permitía que se utilizara para enjuiciar a los hombres por relaciones prematrimoniales, extramatrimoniales e interraciales, aunque fueran consentidas. Esto último fue un mecanismo para acabar con la trayectoria de un campeón mundial al que el gusto por el lujo, los desplantes ante boxeadores favoritos y sus relaciones con mujeres blancas terminaron por pasarle factura y ganarle muchos enemigos.

Johnson huyó al conocer su condena, llegando a boxear en Francia, Cuba y España. En nuestro país lo hizo en el mítico Circo Price de Madrid y en el templo barcelonés de La Monumental.

Johnson falleció en 1946 en un accidente automovilístico en Carolina del Norte a los 68 años. Se da la circunstancia que el afroamericano había nacido en una ciudad, Galvestown, fundada por el malagueño Bernardo de Gálvez.

FullSizeRender (60)

Escrito por Aebox