AEBOX/Nacho Gutiérrez/Foto Cortesía P.J.Quero/ — Ronny “El Llanero” Alexander dio un paso anoche, más que importante, en su carrera al noquear en el séptimo asalto al portugués Bruno Tavares. Con ello el hispano venezolano retenía su título Internacional IBF en un combate que empezó con el aspirante dominando el centro del ring mientras Ronny boxeaba hacia atrás, como dejándolo ir. Sin embargo, esa inercia hizo que la esquina del campeón le pidiera que impusiera su distancia y no permitiera el uno dos de un alto Tavares que salió con codicia.

A Ronny Landaeta, nombre al que muchos aficionados parecen no estar todavía acostumbrados al conocerlo con sus dos nombres en las MMA, le costó entrar en el combate. Cuando el monarca nacional de los supermedios acortaba con uppers y voleas el combate le era favorable. Pero si le daba distancia, Tavares sacaba un boxeo bonito, con los conceptos muy claros y esperando a la contra. En el tercer asalto se dieron estas dos fases.

El cuarto fue duro y se reflejó en el hecho de que Ronny empezó a sangrar. El portugués no tenía un gran registro de nocauts, pero tenía puntería y veía los huecos cuando “El Llanero” abría la guardia para telegrafiar el golpe. Ahí lanzaba su derecha Tavares, empezando a mermar el plan de desgaste del hispano venezolano al “colar” su diestra y no dar, por ahora, síntomas de cansancio.

El combate está parejo y aumenta la intensidad, a Ronny le piden manos arriba y abajo. Su rival se agarra, sabe trabarse y oigo en primera fila “este sabe boxear”, expresión inequívoca de que Tavares tiene ofició y ha salido a boxear. No es un “Torito” pero Ronny arriesga y lo persigue, el campeón puntúa y lleva la iniciativa, aunque la hemorragia no para. Es el sexto episodio y la corta, abajo y arriba, le da beneficios al Llanero. Tavares, un poco más cansado, no está con la misma explosividad pero su boxeo sigue siendo muy bueno. Está claro que el portugués ha estudiado al español.

En el séptimo vino el desenlace final. Pilló en frio al público pues Ronny Alexander tenía una ventaja de un punto o dos, por no decir que “la cosa” daba la sensación de estar muy igualada, pero no adivinábamos ese final de un solo golpe. El portugués había mostrado aguante aunque el castigo que llevaba encima venia de asaltos anteriores, otra cuestión es que no se le notara.
En uno de los lances iniciales, Ronny acorta distancia, lleva al portugués hacia las cuerdas y este en su retroceder lanza la izquierda que esquiva el malagueño de adopción. Ronny no lo piensa y cruza una derecha de contra cuasi descendente que tumba al aspirante portugués. Tavares cae fulminado… la caída es de espaldas y rotunda. Hace un ligero ademán pero no insiste, no puede y el árbitro Leszek Jankowiak para el combate antes de terminar cualquier cuenta. Tavares permanece unos minutos en la lona, hay incertidumbre pero se levanta ante el aplauso del personal.

Ronny estalla, salta de alegría pues sólo él sabe lo difícil y complicado de esta noche. Su rival no quería guerra frontal pero Tavares supo complicarle con su boxeo hacia atrás y los golpes por dentro. Ronny aprendió a sufrir y a llevar un combate cuesta arriba. Creyó en su trabajo aun cuando no lució siempre, y no se puso nervioso por la sangre. La capacidad de sufrimiento y el adaptarse al combate van de su parte, y también las manos. “El Llanero” si fija el golpe en una serie, tiene su premio.

Si hubiera que poner un “pero” este sería el empeño en ir demasiado frontal a veces y el hecho de ceder en la media- larga distancia cuando el tempo de combate le es favorable. Por ahí, creemos, en mi humilde opinión, hay mejora que puede dar sus frutos rápidos.

Ronny “El Llanero” Landaeta revalidaba así su título Internacional de la IBF. Da un paso hacia el Título de la Unión Europea que disputará en julio y se van consolidando en las lista de la IBF. Por su parte, Tavares demostró calidad y no venir de visita, de tener pegada seria a tener muy en cuenta en Europa.

Pero además de este combate de fondo, la velada contó con cinco combates profesionales en los que destacó la presencia de cinco boxeadores malagueños:

1)Peso supermedio (6×3): Christopher Mena venció por K.O.T en el quinto asalto a Alex Mostazo en un combate muy duro y que arrancó a los espectadores a pesar de la hora. Mena alcanzó a Mostazo en su esquina con una derecha fortísima, el de Saga se quedó sentido y mientras esperábamos que hubiera una cuenta, Mena lanzó otra contra ante el desconcierto. Esta acción le valió un punto . En la reanudación, Mena lanzó un duro ataque pero Mostazo no estaba en plenas facultades y el árbitro paró el combate.

2)Peso superligero (8×3): Samuel Molina venció a Giuseppe Carafa. Samuel tuvo que trabajar ante un rival que se agarraba y no dejaba boxear por momentos. Samuel superó un bajón en el cuarto asalto para terminar venciendo. Se coloca con siete victorias.

3)Peso medio Catalin Paraschiveanu venció a los puntos a Mamadou Goita en un combate igualado pero falto de intensidad en ocasiones.

4)Peso superwelter: Maikel “Tornado” venció a los puntos (4×3) a julien Fabrice. Maikel se llevó la victoria ante un Fabrice que se fue desfondando.

5)Peso pluma: Baldo Mira venció por abandono en el tercer asalto a Edwin Barrera. El malagueño hizo un boxeo de desgaste y muy descarnado, con solvencia y ambición. Barrera no le perdió la cara en los primeros minutos pero se llevaba un golpe de más siempre. En el tercer asalto, Baldo lanzó una andanada de casi veinte golpes sin respuesta, y antes de que el árbitro contará… la toalla sobrevoló. Atentos a Baldo, pues de tener continuidad puede tener su año.

En resumen una velada entretenida a la que quizás le sobraron varios combates amateur y alguno profesional para no “descafeinar” la intensidad que se vive, y se debe vivir, con los principales combates.

FullSizeRender (60)

Escrito por Aebox