AEBOX REDACCIÓN/ Foto: Showtime Boxing/ — Erislandy Lara venció anoche a Terrell Gausha en un combate que iba de estrella del cartel del Barclays Center y terminó siendo el más aburrido de la noche, con un retador mundial que tiene pocos argumentos ante los más peligrosos de la división a pesar de su buena técnica y su estrategia de estudio. El problema es que se enfrentó a un rival que peca de lo mismo a pesar de su mayor pegada.

Fue un duelo entre dos técnicos que nunca quisieron desbordar al rival y cuando eso pasa en Estados Unidos el respetable te abuchea y cataloga de cara al futuro inmediato. Y es que esa calma chicha que reinó favorablemente a Lara no gusta al estadounidense, más acostumbrado a la batalla directa y sin cuartel.

Una cosa nos dejó clara este combate, para ver al mejor Lara este necesita rivales peligrosos que le presionen y saquen su boxeo más ofensivo. De lo contrario, a veces peca de monótono a pesar de sus mejores y mayores recursos como la velocidad, el cambio de ángulos y el dominio de la media y larga distancia.

La victoria fue abultada para el cubano por 117 a 110, y por 116-111 para dos jueces quien retuvo su título superwelter de la AMB, pero nunca terminó de conectar con el gran público y eso le puede hacer distanciarse de los combates de dinero en esta categoría y el medio.

Lara deja su registro en 25 victorias y 2 derrotas, por 20 victorias y 1 derrota y tan solo 9 nocauts del estadounidense quien fue derribado en el 4 asalto para después continuar boxeando hasta el final.



Escrito por Aebox