AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — Todo salió según lo previsto y se cumplió el guion, Tyson Fury ganó a Pianeta y se escenificó el “cara a cara” con Wilder para echarle un poco de pimienta a la futura gran pelea que tendrá lugar este invierno y que, según gran parte de los medios británicos, se llevará a cabo antes de que acabe este año. La semana que viene se podría anunciar la fecha.

En cuanto al combate del gigantón Fury, supuso una victoria a los puntos por 100 a 90 en la que faltó, quizás, la guinda del KO para saber cómo anda el ex monarca pesado en cuanto a definición. Pero estaba claro que Fury quiere seguir rodándose ante de los grandes compromisos.

A Tyson lo vimos más rápido y delgado pero a veces telegrafiaba los ataques, imaginamos que no querría apretar a sabiendas de no finiquitar el pleito en tres asaltos. Cuestión aparte son las esquivas que muchas veces rozan la temeridad y que nos platean la pregunta de si serán posibles ante el “Bombardero de Bronce” Wilder. Fury picoteaba con el jab y la derecha la cruzaba de vez en cuando pero nunca, a juicio de servidor, como para desarrollar una serie con la que finiquitar la pelea.

Mientras tanto, Pianeta lanzaba golpes pero unas veces chocaban contra la defensa del irlandés u otras eran golpes aislados que carecían del efecto de una buena serie. Daba la sensación que el ritmo, una “calma chicha” sin intensidad, contentaba a uno y a otros. No eran malos los episodios pero faltaba un “algo” que le diese el adjetivo de pelea “intensa”.

Pasaron los asaltos, los últimos con Pianeta recibiendo castigo en las cuerdas, sin mucho más aliciente que saber si el italiano aguantaría las embestidas en el último tercio de pelea. Al final se llegó a las cartulinas proclamando a Fury vencedor de duelo. Lo que vino después era previsible.

Tras la decisión arbitral, Wilder, cosa que ya advertimos ayer, se citaron en el centro del ring para medirse y situarse uno enfrente del otro. Los dos se miraron y afirmaron estar listos para combatir y dejar de hablar, y tras unos segundos de miradas Fury hizo ademán de dar dos besos al afroamericano para diluir tensión.

Ahora solo queda el anuncio del que debe ser el gran combate de pesos pesados de este año.

banner_fuerastockFACEBOOK

Escrito por Aebox