AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — Kiko Martínez fue con más ganas que nunca a Nueva York, le esperaba el título de Mundo en Brooklyn y lo quería para sí y todos los españoles.

Ante Gary Russell la épica a conseguir debía ser de recordar y con esa mentalidad salió, no se amedrantó y Kiko fue fiel a su manera de boxear. El alicantino salió tapadito pero el afroamericano lo paraba con series potentes que frenaban el ímpetu del de Maravilla Box, cortándole en el segundo asalto. No había nervios pero era un posible hándicap.

Kiko lució un poco más en el tercer episodio al estar menos móvil Russell quien aumentaba la intensidad del golpeo y la velocidad cuando vio que entraban las mejores manos del español en el cuerpo a cuerpo. El principio del final llegaría en el quinto episodio cuando el americano martilleaba con la izquierda y un potente upper abrió la ceja izquierda del español de nuevo. La consecuencia fue la llamada al médico, quien paró el combate cuando apena quedaban 10 segundos.

Russell retenía de este modo el título Mundial del peso pluma versión WBC pluma y lo que hacía a continuación era retar a Leo Santa Cruz. Kiko perdió pero dejó su impronta de guerrero… lo intentó pero Russell disparó muy rápido. Haga lo que haga a partir de ahora, Kiko siempre tiene un sitio de honor en nuestro boxeo.

Escrito por Aebox