AEBOX/Jose Luis Abad/ — El kazajo ponía en juego sus tres cinturones: WBC, WBA e IBO, ante un Martirosyan que venía con la vitola de no haber sido nunca noqueado y de que con su estatura y su buen boxeo en línea podría hacer frente al kazajo. Efectivamente, el de origen armenio empezó muy bien el combate llegando con manos al rostro de Golovkin que parece que tenga mármol en el mentón.

Personalmente, he visto a Golovkin en este combate mucho más preciso, resolutivo y muy rápido en el intercambio de manos y lo he visto pasar manos y contragolpear, algo inaudito en su boxeo. La guardia, como siempre inexistente, pero es que el kazajo asume todo el castigo que le llega sin mostrar ni un ápice de debilidad, y eso en el púgil que tiene en frente, debe ser muy descorazonador.

En el momento en el que GGG caza a Martirosyan, todos los esquemas del bravo púgil estadounidense se vienen abajo. Ya al final del primer asalto Golovkin avisa de que no va a especular en este combate y que quiere acabar mucho antes del límite.

En el segundo asalto, un directo de derecha de Martirosyan es contraatacado con un terrible uppercut de derecha que impacta en el mentón del bravo púgil estadounidense y empieza el principio del fin de este combate. El kazajo huele a sangre, y se convierte en un lobo estepario que persigue a su rival hasta llevarlo a las cuerdas, donde en un terrible intercambio, un magnífico hook de izquierda seguido de una derecha semi recta aniquilan y demuelen la anatomía de un Martirosayan que no puede recuperarse ante las terribles mazas del kazajo. Golovkin se reencuentra con el KO ante un durísimo rival que, si bien llevaba tiempo sin pelear, no ha podido hacer nada ante el poder de pegada de este asesino con cara de buena gente.

FullSizeRender (60)

Escrito por Aebox