Izquierdazo/ — A Gennady Golovkin se le ha acusado de evadir una pelea con Andre Ward mientras -para muchos- se protege en la coartada de la diferencia de peso que hay entre ambos.

Subir de 160 libras a 168 para encarar a Ward significa una ventaja que el kazajo y su equipo no están dispuestos a ceder. No obstante, si se tratara de Carl Froch -quien ha amenazado varias veces con salir del retiro- como el rival para estrenarse en la división supermediana, entonces valdría la pena correr el riesgo, de acuerdo con lo que ha dicho Abel Sánchez.

«Absolutamente [pelearíamos con Carl Froch en 168 libras] pero no estás hablando de pelear por diez centavos. Estas hablando de ir y pelear frente a 80 mil personas. Esto es un negocio…si Golovkin va a Inglaterra y hace 10, 15 millones de dólares… ¿Cuántas personas hay aquí [en la pelea de Ward]? Nuestro hombre va a vender todo el Forum de Los Ángeles [el 23 de abril que se mida a Dominic Wade]. ¿Por qué tomaríamos pasos hacia atrás?», explicó el entrenador de Triple G al sitio Boxing Scene el día de ayer desde la Oracle Arena de Oakland, California.

Sánchez estuvo anoche en la esquina de Sullivan Barrera, el boxeador cubano que fue derrotado por Ward con una amplia decisión unánime. El peleador californiano ya debutó oficialmente en la categoría de las 175 libras con la intención de retar al campeón indiscutido Sergey Kovalev. De manera que un choque con GGG luce cada vez más complicado de materializar.

Escrito por aebox