AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — Era combate de revancha, pero Jesús Sánchez afrontaba el combate con la confianza de haber vencido en el primer duelo y sabiendo que el rival le tenía respeto en los intercambios. Pero siempre que se boxea en casa del rival hay cierto resquemor a un resultado a los puntos, y consciente de ello Jesús Sánchez salió dispuesto a no dejar dudas.

Desde el primer asalto le “metió” presión al danés, castigándolo seriamente en el segundo pero Ceylan sobrevivió en el segundo. El cuarto episodio vio como el local sufrió pero el aluvión le vino en el quinto y mientras estaba contra las cuerdas. Quedaban dos minutos y tras varias manos una potente derecha abría el camino hacia el final, y hacia que el danés se agazapara sin dar respuesta a los golpes del español. Salió Ceylan de la esquina buscando respiro pero estaba tocado y parecía “rebotar” contra las cuerdas cayéndose muy filtrado. Se levantó a duras penas, como quejándose de algún obstáculo pero estaba mal. El árbitro le pidió un paso hacia delante pero no coordinaba y decidió parar la contienda ante la protestas del danés.

El español explotaba de alegría y se convertía así en el nuevo campeón de la Unión Europea del peso pluma. Su hazaña del pasado 2018 ha dejado de ser un espejismo o flor de un día, ha demostrado sus ganas y calidad.

Escrito por Aebox