AEBOX/Nacho Gutiérrez/Foto Cortesía María Fernández/ — John Carter se proclamó anoche nuevo campeón de España del peso superpluma al derrotar por nocaut técnico en el quinto asalto al otro coaspirante al título vacante, el asturiano Juan Luis “Juancho” González, en combate celebrado en Armilla, Granada.

El duelo estelar de la noche comenzó con Carter muy centrado y golpeando de abajo a arriba. Había diferencia de altura pero a Carter le gusta la media y corta y no se limitaba a asegurarse un tanteo inicial. Se metió en la corta y acepto los intercambios en las cuerdas, a veces de manera innecesaria y con las manos medio bajadas ante un equipo técnico que le gritaba eso de “las cuerdas queman”. Juancho se dio cuenta y en las segundas partes de los primeros episodios aceleraba y buscaba su ocasión.

John Carter y Juancho González protagonizaron un final de combate propio de película de Scorsese . Los dos se fueron al suelo tras conectarse mutuamente, sonó a chasquido y en un abrir y cerrar de ojos Carter y González estaban en la lona ante el aplauso del personal. Se levantaron los dos, pero Juancho estaba más sentido y tocado, y tras la cuenta de protección no se había recuperado lo suficiente.

De eso se dio cuenta Carter, que apretó e intentó acorralar a Juancho con golpes en los costados y con las cuerdas como aliadas para el granadino. Ahí vino el final pues el asturiano no respondía al acoso de Carter mientras intentaba marcharse. Fueron unos segundos sin respuesta clara ante las series del “Francotirador” , los necesarios para que el árbitro, el señor Oliver, parara la contienda por nocaut técnico en el quinto asalto.

Después vino el jolgorio y el gesto del público aplaudiendo la entrega de uno y otro. Carter y Juancho se dieron un abrazo mientras Armilla recibía con un estruendo al nuevo campeón de España del peso superpluma.

Antes vimos a Jose Manuel López Clavero. El ex campeón de España superwelter venció a los puntos en seis asaltos a Miguel Aguilar en un combate que pareció transcurrir por ráfagas y con un Clavero a un 60% de sus posibilidades. Y es que Clavero regresaba tras su combate ante Fortea y se probaba ante un rival experto pero, a veces, con poca gasolina.

El combate terminó a los puntos, empezando de menos a más y llevándose la victoria el ex campeón de España del superwelter ante un rival que nunca le perdió la cara. Al final doble 60 a 54 y 59 a 55).

En el welter, Abdessamad Nechchad volvía a boxear de nuevo ante los suyos, esta vez ante Damian Esquisabel. La victoria alos puntos(60-54) fue para el púgil de KO Boxing a los puntos ante un longilineo boxeador al que le gusta fajarse a pesar de su gran alcance. Abde entrababa y salía de la distancia con facilidad pero no siempre con la puntería quirúrgica necesaria ante un Esquisabel que no renunciaba a los intercambios y daba la cara en las cuerdas.

El que nos gustó y mucho por su calidad y osadía fue el cubano Enmanuel Guerra y su manera de concebir el boxeo profesional. Duro y con decisión, sin especulaciones y asumiendo riesgo ante Jair Cortés. Y claro al respetable le gusto, si bien es cierto que corre riesgos desde el primer tañido de campaña, y algo innecesario para su buen boxeo. Una vez que se reposa y empieza a sacar su artillería, Guerra gusta por calidad y sus ganas, al margen de sus destellos de técnica.

Desde el primer asalto, se mostró codicioso y rápido pegando de abajo y arriba, y sin tanteo alguno. Producto de esa codicia llegó la caída de Cortés en el primer asalto tras una explosiva derecha por arriba a la altura de la sien que desconecto a Jair. Sin embargo, se levantó y aguantó el chaparrón.

Lejos de arrugarse, Jair fue recuperándose y mostrando una mayor ambición conforme transcurría el final del segundo asalto y el tercer asalto. Aun así la ventaja era para el cubano de MTK Marbella. Sin embargo, cuando en la pelea parecía que todo estaba hecho, llegó una mano de Jair que aflojaron las piernas de Guerra. Fue un golpe rápido y sin mucho ruido o gesticulación de Jair. Lo que parecía una mano de trámite a punto estuvo de costarle un disgusto a modo de cuenta de protección al cubano, quien se agarró y supo pasar el temporal.

Al final la victoria fue a los puntos para un Guerra que dejo buenas sensaciones. Por su parte, de Jair decir que aguantó muy valientemente las series cuando peor estaba y que fue un dignísimo rival que no vino a pasearse, estando a punto de dar una sorpresa. Cortes son de esos boxeadores que dan la cara y que no regala nada.

banner_fuerastockFACEBOOK

Escrito por Aebox