1936.- Martinez de Alfara 5

José Martínez Valero, nació en Alfara del Patriarca (Valencia), por esa razón se le llamaba Martínez de Alfara y fue el verdadero ídolo valenciano. Nadie como él llenaba hasta los topes la Plaza de Toros de Valencia en su época.

Porque aunque otros dos; Hilario Martínez y Serafín Martínez Fort, también valencianos, dieron que hablar mucho por su clase extraordinaria, éstos cimentaron su gloriosa carrera en los rings americanos, mientras el de Alfara, de la mano de su apoderado Juanito Tomás, empresario también del coso taurino de la ciudad de Valencia, se hizo hasta su mayor edad deportiva en la misma Ciudad, convertido en la genuina e insustituible figura de los aficionados valencianos y llamado por ellos “El Tigre de Alfara”.

José Martínez nació en una familia muy humilde que trabajaba en la huerta. A los catorce años entró a trabajar en una empresa conservera y los domingos que había toros vendía gaseosas en la plaza de toros de Velencia. Allí presenció los primeros combates de boxeo.

Tenía mucha fuerza, a todos los chicos de su edad los echaba por tierra cuando jugaban o reñían.

Un día vio un anuncio en un periódico en que invitaba a quien quisiera inscribirse en un torneo de boxeo. Sin consultar con nadie se apuntó.

Nunca había boxeado, tenia diecisiete años y el día señalado se celebró en combate en la plaza de toros de Valencia. Se enfrentó contra Perales, nadie confía en él, pero Martínez ganó por puntos. Se enteró su padre y éste le dio la paliza que no le había dado su contrincante.

No le dio mucha importancia a la paliza de su padre y se prometió ser boxeador.

1931 Martinez Alfara contra Pistulla

El 29 de Marzo de 1930 en Valencia se celebró en la Plaza de Toros la velada pugilística en la que estaba incluida la pelea Martínez de Alfara y Gabiola para el Campeonato de España.

La entrada fue un lleno total, pues no tan solo la afición local estaba representada en la pelea cumbre de la reunión, habiendo llegado muchísimos forasteros de los pueblos limítrofes, en especial de Alfara, patria chica del “chalanger” Martínez, Puerto de Sagunto y muchas más.

Martínez de Alfara y Gabiola. Se anuncia el peso que da un margen favorable a Gabiola de 2 kgr. y 200 gramos.

El primer asalto es de tanteo y nivelado, pero en el segundo la lucha es más viva y favorable a Gabiola. El vasco se apunta el tercer asalto por su mayor experiencia, imponiendo el cuerpo a cuerpo y en el siguiente ya no le es tan favorable la puntuación.

En el quinto asalto, Martínez puede imponer la media distancia y hace sangre a Gabiola que pierde puntos. El sexto es de enorme batalla del valenciano logra nivelar la puntación y en el séptimo supera netamente al vasco. Éste es advertido por golpe bajo y es acorralado contra las cuerdas y hay otro golpe bajo que hace caer a Martínez de fuerte dolor pasando el minuto reglamentario y declarándolo Campeón de España por “golpe bajo involuntario” de Gabiola.

Meses después, 28 de Septiembre de 1930, Gabiola, desgraciadamente, perdió la vida en combate celebrado en Valencia contra Luis Logan.

Martínez de Alfara, era una explosión de entusiasmo peleador por temperamento del que se podía esperar hazañas resonantes.

Después de ser campeón de España celebró seis combates que ganó todos ellos contra; Amador Rodríguez, Edelmiro Otero, Fernand Delarge, Emil Lebrize, Bob Youssef y Felix Sportiello. Con todo ello le llegó la posibilidad de optar al campeonato de Europa.

En Valencia, en dos ocasiones, frente a los alemanes, Ernest Pistulla y Adolf Heuser, no pudo conseguir el título de Campeón de Europa.

1938.-  Martinez Alfara (portaada El Grafico)

El 18 de Marzo de 1931 en Valencia y contrariamente a la mayoría de los pronósticos Martínez de Alfara falló la ocasión que se le presentó de ser campeón de Europa contra Ernest Pistulla. El valenciano demostró que si no le faltaba clase para ello le falta experiencia. Hasta esa fecha había realizado 75 combates con tres nulos (Raga, Canudas y Cañoto) a los cuales los ganó en revancha.

Martínez le faltó antes de un campeonato europeo haber disputado una serie de combates duros que para ello lo hubieran preparado.

Acostumbrado Martínez a triunfar con demasiada facilidad, al chocar con un contrincante realmente difícil, no se dio cuenta de que podían fallarle las fuerzas tan pródigamente desparramadas a través de doce largos rounds; ni se dio cuenta él ni los que, por cuidarle, debían haberse dado cuenta si es que él no acertaba a verlo. Martínez llevó decididamente la iniciativa desde el primer momento, pero fue una iniciativa que no demostró otra cosa que no fuera lo sobrado que andaba el valenciano de facultades.

En cuanto a la combatividad magnífica que hizo de Martínez uno de los hombres más espectaculares de ver. El público pensó que Martínez había ganado poco menos que de calle, cuando, en justicia, iba perdiendo aunque por muy escaso margen, armó una bronca final que tuvo, a su vez, un final lamentable.

Ernst Pistulla murió a la edad de 37 años en la segunda guerra mundial en el año 1944 al servicio de Alemania en el frente Oriental en Rusia

Martínez de Alfara sufre el primer K.O. de su vida pugilística por parte del italiano Bernasconi. El 24 de Mayo de 1931 en la plaza de toros de Valencia, que como combate principal, figuraba la pelea entre el campeón de España del peso semipesado a Martínez de Alfara y al italiano Bernasconi.

El italiano era un excelente boxeador y ganó en el segundo asalto por K.O. al campeón de España. El golpe que le produjo el fuera de combate fue un directo que llegó a la mandíbula de Martínez.

La derrota del boxeador valenciano causó gran impresión entre los asistentes ya que ésta era la primera vez que Martínez de Alfara era puesto fuera de combate. Pero consiguió el desquite el 10 de Diciembre en Paris. Martínez Alfara se rehabilita venciendo por puntos sin discusión al italiano.

Martínez de Alfara estaba feliz y más aún acompañado de su novia Dorita, una barcelonesa que era artista de circo que para conseguir su amor estuvo a punto de hacerse volatinero.

El 4 de Agosto de 1931, se enfrentaron en Valencia ante 20.000 espectadores Martínez de Alfara y Luis Logan. Los primeros asaltos tuvieron una ligera ventaja por parte de Martínez y en el cuarto asalto un golpe bajo, no muy claro, que recibió Logan y cayó al suelo, fue llevado al rincón y al no recuperarse fue declarado vencedor por golpe bajo. El público le dio una sonora silba.

En los siguientes cuatro combates gana la revancha a Emilio Bernasconi y en dos ocasiones a Emil Lebrize y por último a William Thomas.

El 26 de Mayo de 1932, se enfrentó a Adolf Heuser para el titulo de campeón de Europa.

1934.- martinez KO contra HeuserSegún el record americano de Heuser, Martínez de Alfara sólo tenía probabilidades de conquistar el título europeo a base de encontrarse en una noche inspiradísima en la que la suerte guiara sus guantes hacia los puntos vulnerables del alemán.

De todas formas Heuser era un hombre de clase y Martínez un boxeador incompleto «dentro» de una naturaleza notable. Pero si parece lógico que le venciera el alemán, no lo es tanto la forma en que se produjo el desenlace, porque Martínez no es púgil, por sus condiciones físicas, para verse noqueado en el primer round por Heuser.

Martínez quiso entregarse a la pelea descubriéndose ante el alemán, confiando en la potencia de sus brazos y sin acordarse de que una mandíbula siempre es frágil para el golpe de un hombre de 79 kilos. Se tiró a la «foguera» y allí se quedó, derribado por un fácil golpe a la contra…

El periodista valenciano Orizaor explica el K. O.: «A los dos minutos y escasos segundos de este primer asalto, Martínez coloca un buen directo de derecha pero queda descubierto. Entonces Heuser, con la velocidad del rayo, le asesta un derechazo en plena barbilla que envía a Martínez de Alfara, a la lona, donde permanece por la cuenta de seis segundos. Se levanta Martínez y rápidamente Héuser le asesta un formidable golpe con la derecha en la barbilla que derriba de nuevo al campeón español, pero ésta vez por la cuenta definitiva.

Cuando se ha pronunciado el «out» sin lugar a dudas, Martínez de Alfara, se levanta, pero era ya tarde.»

Y unas líneas del periodista Lasplazas, testigo del combate:

«Y ocurrió lo que fatalmente podía esperarse que ocurriera: que apenas había transcurrido un minuto del primer round cuando ya Martínez se había olvidado de que debía ante todo defenderse y, acordándose de que es un batallador, se lanzó al ataque… Y llegó la contra.

 

Los siguientes seis combates son ganados por el “Tigre de Alfara” contra; Antonio Fernández, Clemente Meroni, Romain Barrere, Edelmiro Otero, Antonio Hevia y Rinaldo Palmucci.

El 7 de Febrero de 1934, en Barcelona, Martínez de Alfara, con 23 años, venció Stayaert a los puntos, alcanzando la corona europea de los semipesados.

1935.- 23 de mayo 1935martinez de alfaraAmbos eran los aspirantes escogidos para cubrir la vacante que dejó el sueco Jhon Anderson, aquel gran pegador, que peleó en Las Arenas, enfrentarse a Ignacio Ara, en un dramático combate,…………..

El público siguió con gran interés los últimos momentos de la lucha entre Martínez de Alfara y Leonard Steyaert.

Los zarpazos del “Tigre” en los últimos asaltos arrancaron buena cantidad de aplausos. El belga daba la impresión de que se tambalea, de que iba a caer de uno de esos manotazos, pero las piernas le salvaron en los rounds finales, le ofrecieron el apoyo suficiente para mantenerlo a flote hasta el último gongo.

El árbitro francés, Mr. Vaisberg manifestó; “Es cierto que el belga dominó hasta el quinto round, pero a partir de aquí el combate ha tomado otro rumbo y las fuerzas se han nivelado bastante hasta llegar la reacción del español en los últimos rounds.

Además, yo considero que gana el hombre que sale a ganarlo y en ese aspecto no cabe duda que Martínez ha superado al púgil belga”

El día 19 de marzo de 1934, en Valencia (Plaza de Toros), el día de la fiesta grande de la Ciudad, en el combate cumbre, Martínez de Alfara, batió por puntos, en diez asaltos, al canadiense Del Fontaine. Pudo ganar el campeón de Europa por K.O. pues en el primer asalto, en una salida impresionante, tumbó por tres veces al americano, y cuando éste se hallaba en gran dificultad se rompió una de las cuerdas del ring y durante su arreglo el valenciano se enfrió. Por otra parte, el canadiense que es un gato viejo del ring, se las arregló para durarle los diez asaltos al de Alfara, que pudo vencer y por buen margen a los puntos.

Martínez de Alfara, no era de esos boxeadores que escogen sus adversarios y rehúsan los que pudieran haber significado un peligro para su integridad o meramente para sus títulos.

Y en el mismo año 1934, cuando el «monstruo sagrado de Francia», lo era el campeón del mundo, del peso medio Marcel Thil, el campeón de España y de Europa acudió a Paris, y se jugó su título continental de los semipesados con «el oso francés». Martínez iba dominando a través de los asaltos a Thil, por cuyo motivo y temiendo que el animoso púgil hispano se elevase con la victoria indiscutible a la altura del decimotercer asalto, el árbitro decidió descalificarle en una de las más escandalosas decisiones que tuvieron por escenario un ring parisino… y Marcel, añadió una nueva corona más a su historial…

1934._Martinez_de_Alfara_a_o_1934_libro_Llorente_El 26 de Mayo del mismo año en el Price de Madrid. Martínez de Alfara ganó y lo fue sin discusión ya no solo por lo mucho y bien que pegó, sino porque los cinco últimos asaltos hubo de hacerlos empleando sólo la mano; izquierda. Y con ella contuvo las fuertes acometidas de Konter y con ella, pegó fuerte al estómago y cara del enemigo.

Lució el combate por esta razón, porque pudo llegar con más facilidad de la que hubiese encontrado si el Tigre no pierde facultades.

Valentía y acometividad se derrocharon por ambos lados; que Konter, sobre saber boxear, empleaba un juego noble y franco, sin volver la cara ni un momento. Y colocó buenos derechazos a la cara de Alfara, qué regularmente eran contestados con fuertes izquierdazos al estómago.

 

Más esquivador éste, supo zafarse de serias embestidas con rapidez y habilidad.

Por eso su victoria la encontramos meritísima y justa la decisión de los árbitros.

A partir de entonces. José Martínez de Alfara, siguió combatiendo y lo hizo contra el chileno Antoñito Fernández que perdió, hizo nulo contra Ignacio Ara, ganó a Cheo Morejón y al campeón portugués Antonio Rodrigues y perdiendo en Lisboa la revancha el 10 de mayo de 1936.

Al inicio de la guerra civil el gran campeón de boxeo, hizo manifestaciones en favor de la República. El miércoles 19 de Agosto de 1936, El Mercantil Valenciano publicó una carta firmada por el boxeador:

MARTINEZ DE ALFARA, MILICIANO

Valencia. – El popular campeón español de boxeo Martínez de Alfara, que se encuentra luchando al lado de las milicias españolas, ha dirigido a la Prensa la siguiente carta:

“Encontrándome al servicio de las milicias en mi pueblo de Alfara, y habiéndome surgido la idea de contribuir con mi esfuerzo a engrosar las recaudaciones que se destinan a mis hermanos en lucha en defensa de la libertad y la República, me ofrezco incondicionalmente a tomar parte en alguna velada de boxeo.

En espera del primer aviso. Salud y República. – Martínez de Alfara”.

El día 2 de septiembre de 1936 se anunció una gran velada en el Circo Price, organizada por el Partido Comunista Español y a beneficio de los hospitales de sangre.

El Price se llenó y la atracción del programa fue el combate de José Martínez Valero (Martínez de Alfara), quien primero ante Nistal, y luego frente a Monte Rubio, a cuatro asaltos de tres minutos cada uno, demostró su forma impecable derrotando a ambos por amplio margen de puntos, aunque según se había acordado previamente para el caso de salir vencedor, como era lógico, se fallaran nulos los dos combates.

Martínez de Alfara, además de entusiastas ovaciones, recibió un trofeo de guerra: el Batallón Pasionaria le entregó un mosquetón, tomado a los facciosos en reciente combate, que el campeón utilizará al frente de las milicias valencianas en cuyas filas combatió desde el primer momento. Fue uno de los deportistas que marchó al frente, que creyó en la defensa leal de la Republica.

En 1937 obtuvo permiso para ir Paris a disputar dos combates. Con anterioridad ya había actuado en el Palais des Sports. En 1927 combatió en dos ocasiones con el griego Anton Christoforides, quien posteriormente alcanzó la diadema mundial. Las dos peleas tuvieron un resultado nulo. Ambos púgiles se volvieron a encontrar, esta vez en Oran, y de nuevo los jueces se inclinaron por la misma decisión.

Martínez embarcó a continuación hacia Argentina y se convirtió en una de las figuras del Luna Park de Buenos Aires.

1932, febrero martinez alfaraDecidió establecerse allí para siempre y montó un gimnasio y venía ejerciendo el cargo de preparador de nuevas promociones de pugilistas, con singular acierto.

Sin perder el entusiasmo por el boxeo de sus mejores épocas, acudía diariamente al Estadio Bristol de la pintoresca localidad, donde se había granjeado generales simpatías…

Se convirtió en un exiliado más y vivió sus últimos años en Mar del Plata (Argentina), en donde fue enterrado en Octubre de 1963. Fue un púgil muy admirado.

 

TITULOS

    • El 29 de aBril de 1930, en Valencia, Consigue ante Antonio Gabiola, el titulo español de los pesos pesados, venciendo por DQ en el octavo asalto.
    • El 9 de Agosto de 1930, en Valencia, defiende ante Edelmiro Otero, el titulo español de los pesos pesados, venciendo por DQ en el tercer asalto.
    • El 12 de Septiembre de 1931, en Valencia, defiende ante Edelmiro Otero, el titulo español de los pesos medios, venciendo por puntos en 15 asaltos.
    • El 22 de Abril de 1933, en Valencia, defiende ante Santiago Morales, el titulo español de los pesos pesados, venciendo por TKO en el tercer asalto.
    • El 7 de febrero de 1934, en Barcelona, consigue ante Leonard Steyaert, el título europeo del peso semipesado, venciendo por puntos, versión EBU.
    • El 3 de Diciembre de 1935, en Barcelona, Consigue ante Santiago Sola, el titulo español de los pesos pesados, venciendo por TKO en catorce asaltos.

Escrito por Lalo Campos de Sola