EUSKOBOX/ — El actual rival de Kerman Lejarraga es su lesión en la mano derecha. Y puede que a ese también le gane antes del límite. El Revólver de Morga, sometido a una doble intervención el pasado 20 de noviembre en el IMQ de Bilbao, ya da largas caminatas por los bosques que rodean su casa natal.

La férula que inmoviliza la mano derecha de Kerman Lejarraga. Esta semana será sustituida por otra que libera la palma de la mano.

La operación se desarrolló en dos zonas del cuerpo del joven boxeador (22 años, 8 combates profesionales con otras tantas victorias, 6 por KO). El equipo médico le extrajo una lámina de hueso de la cara interna de la zona alta de su tibia derecha con la que fijar los huesos dañados en la mano. Por otra parte, intervinieron un callo oseo fallido en los metacarpianos primero y tercero, que afectaba también a los tendones. Los cirujanos recompusieron los metacarpianos dañados con la pieza de la tibia y sujecciones metálicas, liberado los tendones y habilitado la funcionalidad de la mano.

Lejarraga ya mueve los dedos de la mano sin problema y camina sin molestias a pesar de la cicatriz que señala su rodilla. “Esta semana me retirarán la férula que llega hasta la base de los dedos de la mano y me pondrán otra que libera la palma de la mano, con lo que podré empezar a trabajar los nudillos”, explica. “El médico está encantado con mi recuperación. Y yo con su trabajo. Es lo mejor que he visto”.

A pesar del descenso de actividad, el boxeador casi no ha ganado peso, lo que se aprecia en las fotos. “Cuido lo que como. No quiero subir demasiado. Pronto volveré a correr”.

Su entorno le ayuda en la recuperación. Morga es un lugar tranquilo, un rosario de caseríos escondidos entre las colinas que separan las marismas de Urdaibai del interior de Bizkaia, próximo a Gernika. “Aquí llevo mejor la ansiedad por regresar al gimnasio”, reconoce. “Pero poco a poco. Me concentro en cada día”, concluye.

Foto: Iñaki mendizabal

Escrito por Aebox