AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — Ronny Alexander se entregó para intentar vencer a un experimentado y astuto Robin Krasniqi por el campeonato de Europa del peso supermedio. El púgil que entrena Boris Heredia fue un jabato que ya había tenido el reconocimiento del aficionado al aceptar con apenas una semana un combate de este calibre.

“El Llanero” perdió a los puntos por 116-111, 116-110 y un desorbitado 120-107. El combate no empezó bien para el hispano venezolano quien fue contado en el primer asalto cuando se trató más bien de un “disimulado” empujón del campeón al aspirante al intentar salir de las cuerdas Landaeta tras dos golpes claros, con lo que el arbitro empezó a dar ya síntomas de su actitud casera.

Tras ese inicio desafortunado al aspirante le costó entrar en el combate, sobretodo porque el campeón imponía su jab y sabia agarrarse cuando la situación no le era favorable. En ese estado de cosas el boxeo de Ronny no brillaba, faltaba recorrido a su ataque y por tanto potencia en esa media-corta distancia cuyos golpes adquieren velocidad y peligro. Eso lo sabía Krasniqi que con esa “tacañería” iba sumando asaltos. Y para más mala suerte al púgil de Saga Heredia le quitaron un punto por entrar con la cabeza. Solo la vía del KO parecía la adecuada y posible.

Pero lejos de desesperarse Ronny reflotó el vuelo y supo poner en apuros al campeón en los asaltos intermedios, siendo el sexto y séptimo episodio los de su mejor versión.

Pasaron los siguientes asaltos con un Ronny con menos mordiente,un menor “pressing” y energia, lo que hacía que el púgil alemán se animara a envolverle en su juego de agarrones y giros inesperados. Ante ese boxeo, Ronny Alexander consiguió lucir mejor en la parte final del combate, lo que no se tradujo, a nuestro juicio, en las cartulinas. Sin pecar siempre de victimistas, al alemán había que vencerle por la vía rápida para llevarse la victoria pero Krasniqi es zorro de batallas y esta la había preparado a conciencia.

Al final derrota a los puntos para “El Llanero”, quien sale reforzado de este combate al tratar de tú a tú a un campeón europeo que no quería intercambios de poder a poder. Esto último debe servir de inyección de moral para el hispano venezolano quien debe seguir limando detalles de su boxeo pero sabiendo que su boxeo y constancia son respetados.

Tras un merecido descanso, nos gustaría ver a Ronny de nuevo a principios de año sobre un ring, se lo merece él y sus seguidores. Lo avisaron con siete días y su imagen ha salido reforzada, esa es la mejor de las lecturas.

banner_fuerastockFACEBOOK

Escrito por Aebox