AEBOX/Gonzalo Campos/ — El pasado Sábado en el Pabellón de Bouzas, en Vígo, se llevó a cabo una velada con excelente entrada de publico y con muy buenos combates amateur, a excepción de los dos combates de fondo que sin lugar a dudas fueron dos masacres programadas, toleradas y autorizadas por la Federación gallega, y que finalmente terminaron en agresión de la delegada de la velada Genma Amoedo, al ex campeón  Roberto Dominguez, y de éste ultimo, que repelió la agresión golpeando a la delegada.

La historia es muy simple, y es que las desigualdades son las que generan los conflictos. ¿Como es posible que Paco Amoedo como máximo responsable del deportista y Roberto Dominguez, padre del boxeador, autorizaran a un debutante como Juan Dominguez, a medirse a un contrastado boxeador con mas de 50 peleas, sub campeón del mundo de Savate, campeón de España de boxeo y campeón del torneo Spanish Leyends? ¿Alguien me puede explicar donde estaba la federación gallega?    El final ya lo conocen. Juan Dominguez pierde con un dramático ko, como era de esperar y lo mas importante, un chico expuesto a un accidente grave por una negligencia de todos.

Sabiendo lo que sabemos que ocurrió con Saul Tejada en Galicia, no entiendo como la Federación no impidió de inmediato este desigual combate que fue calentándose según se acercaba la fecha hasta el punto de que Alberto Loureiro, el vencedor por ko, saltaba y gritaba despavorido como si hubiera ganado un titulo mundial en lugar de acercarse a su victima que era solo un debutante. ¿Donde están los entrenadores para corregir los excesos de los chicos? ¿Donde termina la motivación al deportista y comienza la falta de respeto al rival?  El respeto y humildad son valores basicos del boxeo que hay que inculcar en los gimnasios y es labor de los preparadores.

El presidente de la Federación Gallega, Manuel Planas,  ha sacado esta tarde un comunicado en el que dice literalmente:

“la FGB condena enérgicamente el suceso acaecido el pasado 18 de marzo en Bouzas, que nada tienen que ver con el Boxeo y muestra su rechazo más contundente a la violencia.
La FGB seguirá trabajando con todas sus fuerzas y con todos sus medios, como viene haciendo ya, con el fin de evitar que este tipo de lamentables acontecimientos se vuelvan a repetir.
La Junta directiva de la FGB se reunirá de urgencia para tomar medidas que impidan y sancionen aquellos que a través de redes sociales inciten a la violencia y tengan licencia con esta federación”.

La delegada y máxima responsable de la velada agrede y es agredida por uno de los boxeadores mas laureados de la historia del boxeo gallego, y ¿nada tiene que ver con el boxeo?  No señor Planas, está usted confundido. Este gravísimo incidente tiene mucho que ver con el boxeo y con el boxeo gallego en concreto. Es intolerable autorizar un combate como el del pasado Sábado y no esperar que pueda ocurrir algo malo en el Pabellón. Todo el mundo sabe que en la Federación Gallega se está trabajando mucho y bien, como no tanta gente sabe que en el accidente de Saul Tejada, la Federación Gallega y especialmente Manolo Planas pusieron todo a disposición de la familia Tejada en un derroche de generosidad, sensibilidad y responsabilidad,  pero este tipo de combates desiguales hay que cortarlos de raíz. Este tipo de situaciones extremas que dañan profundamente nuestro deporte hay que desterrarlas así como cualquier  tipo de violencia, y que no vuelva a ocurrir nada parecido, ademas de que los implicados reciban una sanción ejemplar.  La Federación Gallega tiene la oportunidad ahora de mostrarnos donde va a poner el listón  de la tolerancia a la violencia en nuestro deporte en Galicia.

Para que puedan juzgar ustedes mismos aquí les facilitamos el vídeo del final del combate y del incidente:

 

FullSizeRender (60)

Escrito por Aebox