AEBOX/Mariano Hernández/ — Hay días que entrevistas y descubres, cuando menos te lo esperas, a personas del boxeo llenas de vivencias. Nuestro invitado de hoy es uno de ellos. Primero fue boxeador y tras un tiempo de desconexión regreso al pugilismo de la mano de “Don Nacho” Beristaín para absorber todas la vivencias que le brindaba el hecho de estar al lado de unos de los mejores entrenadores del mundo.
En el mítico Romanza se consolidó y empezó a aparecer, fruto de su calidad y trabajo, al lado de campeonísimos y campeonísimas como Jonhy González, Irma García, Rey Vargas, J.Carlos Sagado y su apreciada Kika Chávez, entre otros. Le llaman “Tin Tan” y ha sido premiado el pasado 2017 como manager del año y hace poco ha recibido la medalla José Sulaimán a cutman del año.

Hoy hablamos, y gracias a nuestro corresponsal en México Leobardo Díaz que nos contó que nuestro invitado estaba en España, con Oscar Gabriel Ortiz Pérez , un hombre de ring…un seguro en la esquina. Gracias a Leobardo y como quien no quiere la cosa pudimos contactar con el genial entrenador mexicano con el que hemos hablado este fin de semana.

Oscar ha estado este fin de semana en la Ciudad de Elche porque uno de sus chicos Emanuel López “El Pollo” peleaba por el Título de la WBC Internacional en la velada del Kiko Martínez Vs Marc Vidal. Hemos aprovechado para hacerle unas preguntas.

-¡Hola, Oscar! ¡Buenas tardes!
“¡Buenas tardes!”
– Para empezar y romper el hielo ¿Qué combate recuerda de todos los vividos?
“Son muchos, pero hay uno muy especial: cuando Kika Chávez peleó en contra de una muchachita argentina, Yésica Bopp. Una muchacha que venía invicta, una muchacha que ya le había ganado a Kika, que era campeona del mundo con más de 12 peleas de campeonato del mundo y peleó contra Kika, cuando yo ya estaba integrado completamente, encargado de la estrategia y el entrenamiento de Kika Chávez. El haber remontado esa pelea, el haber ganado la revancha contra esta muchacha, que me parece una de las mejores peleadoras que hay en el mundo, de las más inteligentes y con mayor bagaje técnico, es una satisfacción muy muy grande, de las muchas que viví con Kika Chávez”.

-¿Cómo conoció a Juan Manual Márquez?
“A Juan Manuel Márquez lo conocí, siendo un muchacho de doce años junto a su hermano Rafael que tenía once años, en el gimnasio donde yo empecé a entrenar cuando era peleador (el Vicente Saldívar en la Colonia Portales, en el Distrito Federal de México, donde Nacho Beristain tenía su cuadra allá por las mañanas). A ellos dos los llevó su padre cuando eran ya unos niños, cuando yo ya era hombre y boxeador casi profesional, y fue allí donde conocí a Juan”.

– ¿Por qué le llamó la atención?
“De Juan Manuel me llamó mucho la atención que, siendo tan niño, tan pequeño, los movimientos técnicos que él tenía eran ya (incluso, alguna vez, se hizo algún comentario sobre que los dos parecían ya dos boxeadores profesionales de bolsillo, ¿no?, por lo pequeñitos que eran) increíbles. Me llamó la atención cómo tenía la habilidad y la facilidad de realizar los movimientos de un boxeador profesional desde esa temprana edad”

–¿Qué puede contarme de Nacho Beristain?
“Don Nacho Beristain fue mi manager cuando yo fui peleador y ahora es mi manager también como entrenador. Él me ha hecho como boxeador y él me ha hecho como entrenador. Le debo mucho y muchas otras cosas y, aparte de todo, es una persona que admiro mucho, por su amor al boxeo, por su integridad como entrenador y como manager, como persona. Y, sobre todo, admiro mucho su inteligencia. Es para mí el mejor o el más grande estratega de boxeo, me ha tocado ver cómo maneja la estrategia desde una esquina, me ha tocado ver cómo cambia el rumbo de una pelea para un lado o para otro, dependiendo de las situaciones que se den en la pelea, y reconozco y admiro de verdad la habilidad que tiene para reconocer las aptitudes que tiene cada boxeador por individual”

–¿Por qué el boxeo mexicano tiene tanto éxito y es tan efectivo?
“Bueno, el boxeo mexicano tiene desde hace mucho tiempo una gran escuela. Hubo grandes entrenadores, como lo fue Cuyo Hernández, que se preocuparon por crear una escuela específica de cómo es el arte de la defensa del boxeo. Después fue secundada por gente como Don Nacho Beristain”
“Creo que el boxeo mexicano tiene una escuela bien definida, independientemente de que por herencia venimos de una raza guerrera. Los aztecas eran un pueblo que vivía de la guerra, era un pueblo donde el guerrero tenia un alto lugar en la pirámide social, y nos ha gustado guerrear. Aparte de que la vida del mexicano siempre ha sido de reto, de afrentar adversidades, con desafortunadamente malos gobiernos que no nos han podido llevar tan bien. Nos han enseñado, lejos de hacernos daño, que el pueblo mexicano somos personas que estamos acostumbradas a remontar adversidades y eso es lo que sucede en una pelea. Es un luchar contra lo fuerte, contra lo que te quiere dañar, es remontar y salir vencedor”.

–¿Qué hace falta para que un boxeador sea campeón, se nace, se nace o hace falta mucho
Trabajo?
“Yo creo que, definitivamente, para ser un campeón se debe tener ciertas aptitudes, ciertas habilidades, pero, decisivamente, tienen que ir de la mano con el trabajo y el aprendizaje de una técnica y de una escuela bien hecha, aparte de una buena conducción por algún entrenador, manager, para poder llevar una carrera por buen camino. Es claro, lo hemos visto en el gimnasio. Existen peleadores con poco talento, pero con mucho trabajo y llegan a alcanzar grandes cosas y, de la otra manera, hay peleadores que tienen mucho talento, pero poco trabajo y no alcanzan lo que se suponía que tenían que alcanzar; es decir, el talento para nosotros es el gimnasio que sirve para que el trabajo luzca”

–¿Hace falta pasar hambre para ser un buen boxeador?
“Esa es una pregunta difícil de contestar, porque normalmente se ha pensado, se ha creído que solamente las personas por hambre se vuelven boxeadores, y solamente los que pasan hambre pueden alcanzar las altas esferas. Yo creo que eso tiene un cincuenta por ciento de verdad y otro cincuenta por ciento de mito, ¿no? Tal vez, existan personas que si pasan hambre, tengan que sobrevivir y esa supervivencia les condicione para ser peleadores y les ayude a volverse unos grandes guerreros en el ring; sin embargo, ahora ya, en esta época, el boxeo viene a ser una actividad que tiene un profundo sentimiento con el ser humano, es decir, el que decide ser boxeador, hoy por hoy, lo decide más por gusto y por amor que por hambre”

–¿Qué sabe del boxeo en España?
“Del boxeo en España encuentro con agrado buenas personas que están cerca del deporte, mucha afición. Encuentro a la gente muy emocionada con la pelea y los peleadores también. Desafortunadamente, las noticias que yo tengo son que no está bien visto en general, que no es tan apoyado, que no ha sido tan difundido, que está lleno de algunos mitos… Ayer en la tarde, en Madrid, una muchacha me detuvo en la calle, creía yo que era para darme algún tipo de mensaje de estos religiosos o algo así, pero cuando le dije que yo era entrenador de boxeo, puso una cara de espanto… de que cómo era posible, que si no me daba miedo la violencia. Y hoy por hoy, el boxeo es una medicina social, está comprobado. Como deporte para las sociedades que tienen contenida la violencia, si no tienen espectáculos como estos y otros que son una válvula de escape para la sociedad, entonces se convierte en un una sociedad que tiene individuos sociópatas, es muy importante que la sociedad tenga estas fugas. Aunque parezca a veces que es algo malo o contrario, siempre que esté bien controlado y reglamentado, el boxeo como otros deportes de contacto hace mucho bien a la sociedad; es algo necesario para toda una sociedad y espero que algún día en España podamos ver tanta afición como sé que la hay, pero a lo mejor está adormecida como en todas partes del mundo”.
–¿Qué nos cuenta de su boxeador?
“Bueno, “El Pollo” López es uno de esos guerreros de los que hablábamos. Él es un muchacho que no es mexicano, él es nacido en Guatemala, un país que hace frontera con nuestro país. Él tuvo una infancia bastante difícil, dura, peleando con las pandillas los “Maras Salvatruchas” que lo querían reclutar y, defendiéndose de reclutarse, tenía que pelear con todos ellos y ha nacido en el pleito, ha nacido en las peleas y de ahí le he nacido el amor por el box. Él logra cruzar la frontera con México, se hace mexicano, naturalizado como lo es ahora. Y está haciendo una carrera muy prolifera. Ya fue campeón del mundo, aunque por ahí tuvo un pequeño desajuste en su disciplina en algún momento. Ahora su apoderado, un señor que se llama Pepe Durán, es un promotor de Chiapas, ahora lo ha cogido y nos lo ha mandado al gimnasio Romanza, el gimnasio de Don Nacho Beristain de quien soy yo ayudante. Y hemos trabajado muy duro con él. Ha estado mejorando mucho la técnica en su boxeo y está muy motivado, está muy emocionado por esta segunda oportunidad que le salió para poder posicionarse en los primeros lugares a nivel mundial, y viene decidido a dar todo, y una entrega total de su corazón en la pelea”.

–¿Cómo ve el boxeo a nivel mundial?
“Bueno, el boxeo es algo que lleva muchísimos años en la humanidad, es algo que difícilmente se va a terminar, tiene sus altas y sus bajas y sus matices. Desafortunadamente, hay empresas que ven más la cuestión comercial y el negocio y, a veces, las grandes cantidades de dinero en cualquier actividad empiezan a descomponer ciertas cosas; a veces, me da tristeza que existan peleadores que no se merecen el lugar donde están, donde hay otros peleadores que han luchado mucho por un lugar menor, pero igual de importante y que no tienen las mismas oportunidades porque no venden, porque no son comerciales, es lo único que veo de malo en el boxeo, en general, en el mundo. Sin embargo, es un deporte muy bonito, muy apasionante, muy hermoso que nos une a todos los pueblos”.
Yo vengo ahorita del otro lado del Océano y me da mucho gusto encontrar amigos, por ejemplo: ayer encontré a un amigo Leobardo. Y tengo amigos que sin haberlos conocido es algo que hermana, es algo que hermana las Naciones.

– Bien, esperemos que tenga la mejor de las suertes. Muchísimas gracias por atendernos y compartir con nosotros su gran experiencia y sus apreciaciones sobre el boxeo.
“Gracias a vosotros y a los lectores de Aebox”.

FullSizeRender (60)

Escrito por Aebox