AEBOX/Gonzalo Campos/ — El final de un sueño es despertar, o entrar en una pesadilla, y eso es lo que ha sufrido  Javi Garcia Roche  esta noche, porque Roberto Santos ha sido la peor pesadilla de su carrera. Santos ha ganado ya que Javi no ha respondido a la campana del sexto.

Tal y como se preveía Mala Sangre ha sido un espejo en el que debe mirarse todo aquel que pretenda hacer boxeo en nuestro país. Colas interminables iban llenando un recinto que hacia recordar a las mas celebres noches de boxeo con un pabellón a rebosar y un ambiente de los que ofrece Barcelona siempre.

La velada comenzó y mucho público aun no había tomado asiento. Toni Delgado venció a Carrero a los puntos, Sergio Blanco por puntos a  Janis Puksins, Juli Giner fue muy superior a Ryan peleguer y  Sandor dio una clase de pegar y que no te peguen.

Kiko Martinez Salió a pelear y en el segundo asalto el georgiano no tuvo otra idea que pararse a cambiar golpes, con lo que Kiko dio fin a la pelea y da un pasito mas hacia el titulo del Mundo gallo.

Gabriel Campillo como siempre. Como si no fuera con el su combate, va tejiendo una tela de araña en la que te va enmarañando hasta que decide darte muerte. Campillo termino en el séptimo asalto al levantar su rival la mano diciendo hasta aquí, demostrando el nuestro encontrarse en un momento excelente.

La pelea de fondo no desmereció en absoluto las mejores expectativas.  Los boxeadores entraron en el ring y en la cara de Roche se veía la responsabilidad de saberse ante el combate de su vida. De Roberto Santos podemos decir que es como los mejores ciclistas de gesto impasible aunque se estuviera dejando la ultima gota de vida.

Desde el primer asalto  Roberto salió a poner en su sitio todos los vídeos y todos los comentarios previos a la pelea.  Santos convencido de que esta era su noche demostró ya en el primer asalto que no iba a dejar un hueco al azar.

Roberto Santos desbordó desde el inicio a un Javi García Roche que todo corazón fue asumiendo esas cargas como parte de la penitencia de semejante batalla. El segundo y tercer asalto fueron mas de lo mismo con un Roberto gustando al personal y haciendo gala de toda su gama de golpes, fijando las puntas para pegar abajo y tocando una y otra vez la cara y el cuerpo de Roche  al que ya se le veía preocupado y al que las marcas en su cara se le iban haciendo visibles.

En el cuarto salió Javi como solo salen los guerreros, esos que prefieren morir luchando a vivir escondidos, y el pabellón entero agradeció el gesto. Roberto a esas alturas sabia que era cuestión de tiempo y tomo su respiro.  En el quinto asalto, Santos salió a exigir lo suyo castigando a Roche desde el inicio hasta que el arbitro los hizo detenerse para que el medico viera la herida de Roche ya muy maltrecho.  A la finalización del asalto y con calurosa discusión entre boxeador y su esquina,  el entrenador con muy buen criterio no permitió la salida de su protegido a la campana del siguiente asalto.  Un diez por Gallego Prada que cerro la velada con el enésimo acierto.

Roberto Santos ha hecho una pelea de las suyas, de las de pasito a pasito con su derecha recta y sus series interminables que acaban por derribar un árbol. Santos es un espectáculo, ha puesto a Roche en su sitio y al boxeo en lo mas alto esta noche de viernes que permanecerá en nuestra memoria por mucho tiempo como el día que Roberto Santos conquistó Barcelona.

IMG_1457

 

 

 

Escrito por Aebox