AEBOX/Nacho Gutiérrez/ Foto Cortesia J.L.Recio/ — La noche tuvo de todo en Saga Heredia en el regreso de Samuel Molina. Había expectación y no era para menos a tenor del rival de “La Esencia”, el ucraniano Volodymyr Matviichuk (4V-2D). No era un enemigo cualquiera pues tenía cerca de 200 combates en el campo amateur y se le veía astuto nada más empezar el “examen”.

Vlolodymyr empezó golpeando con fuerza, a los costados y con series largas, como queriendo dejar huella en un rival con cara de niño pero que engaña. Su juventud no debe confundirse con su experiencia, falta de agallas o moral resquebrajadiza. Ahí Samu es como el Alcoyano, de cada asalto hace “borrón y cuenta nueva” y no se deja influir por un asalto duro.

Vlododymyr, medalla de bronce en un europeo y olímpico en Rio, no daba espacio a Samu. Supo montarle bronca y sacar mas manos en las cuerdas pero el malagueño tiene calidad y gasolina., le respondía y le remataba arriba para después irse en la distancia y dejarlo sin su boxeo de trincheras.

Samu debía basar su boxeo en la media y larga, olvidarse de la corta en los tramos finales y sentirse muy orgulloso de ese don que tiene en forma de técnica, condición para el sufrimiento y preparación física. Pero se queda en la corta y lo hace porque es de sangre caliente y acepta retos. A partir de ayer, y como consejo, imaginamos que debe disfrutar más de su técnica y mayores recursos pues eso hace que sus enemigos se desgasten y caigan como fruta madura.

Molina demostró, a pesar de su menor experiencia, que sabe sufrir y que su excelente preparación le permite remontar tras el minuto de descanso. Aguantó en el cuarto y en el sexto cuando se quedó en la corta y en las cuerdas, más bien producto del cansancio que por opción propia. Fue un asalto duro y con intercambios terribles y largos. Se dio cuenta Volodymyr apretando el ritmo. Samuel le hizo daño al ucraniano con una derecha tras una buena seria del visitante quien lo sintió y se refugió en las cuerdas.

Los dos últimos asaltos fueron claves, y a pesar de comenzar con momentos difíciles para el español en el séptimo, Samuel le dio la vuelta al final del mismo y empezó a oír a su esquina con su uno- dos y cruzando por arriba. “Pepote” Heredia le pedía distancia y rematar por dentro con upper cuando entraba el ucraniano como un torrente, y empezó a cuajar un poco más el boxeo del malagueño.
Y para terminar nada de especulaciones, un “rush” final de infarto que levantó a los espectadores. Al final victoria del malagueño por 78 a 74, puntuación de Paco Alloza quien además amonestó al ucraniano por entrar con la cabeza, en un durísimo combate.

Felicidades para Samuel en un excelente combate ante un rival exigente y peligroso al que nos gustaría ver contra otros ligeros y superligeros del país. Sería un buen examen para aquellos primeras series que quieren aspirar a gloria internacional. Es un boxeador que no se amedranta y se prepara excelentemente.

Y en cuanto a Samu demostró estar recuperado en lo físico y con una moral a prueba de bombas. Si Samu se centra en la estrategia, la picaresca en las cuerdas y en imponer su ritmo a rivales con menor técnica va a conseguir grandes victorias este año. Lo queremos ver contra los mejores del panorama nacional, está pidiendo su sitio.

Antes en el peso welter nuestro querido y apreciado Juan Fco. Ruíz “Maikel El Tornado” tuvo una dura derrota por KO en el segundo asalto ante un rival al que le pesaba la mano, el argentino Matías Raimundo Diaz (4V-4D,1N). Tras recuperarse de la caída Maykel recibió el cariño de un público que le aprecia.

Antes Mary Romero (3V-2D) venció a los puntos, en seis asaltos y en el peso pluma, a la boxeadora dominicana Enerolisa de León (1V-2D-2N) en un combate muy embrollado y monótono por fases.

En definitiva, buena velada con cerca de 400 espectadores que vibraron tanto con los combates olímpicos como profesionales.

Escrito por aebox