AEBOX/Jose Luis Abad/Foto Cortesía de María Fernández/ — Señoras y señores no tengo palabras para describir el fantástico espectáculo acaecido el pasado sábado en el pabellón Marina Alabau de Mairena del Aljarafe. Todo fue sobresaliente: organización, combates (unos cruces muy bien casados en los combates amateurs y un muy buen combate profesional) y respuesta del público, que quiso estar al lado del ídolo local, Isco Durán, en una nueva y renovada etapa dentro de las dieciséis cuerdas; el de Coria del Río tiene mucho boxeo que ofrecernos, y la ilusión por reaparecer y por agradar a su gente, se hicieron más que patentes.

El pabellón se vistió de gala para albergar un espíritu boxístico que cada vez va creciendo más en esta tierra. Cada vez se va dando más importancia a la celebración de eventos de este estilo, y aunque todavía falta mucho para que se valore de verdad el esfuerzo de los organizadores, un servidor piensa que estamos en el camino que llevará el boxeo donde se merece, y eso tiene que ser con espectáculos como este llenos de elegancia y de clase a la hora de su presentación.

Hubo de todo en el Marina Alabau: unos deportistas entregados al espectáculo, una presentación de primera categoría con uno de nuestros mejores speakers, Nacho Gutiérrez, y también buena música.

Pasamos, sin más dilación, a comentar los combates que se dieron cita en tan bello escenario.

ISCO “MANO DE PIEDRA” DURÁN (6 – 9 – 0, 2 KO) vs DIEGO JAIR RAMÍREZ (2 – 39 – 2, 2 KO). PESO 74 KGRS. 4 ASALTOS.
Una victoria más para el púgil de Coria que vuelve de manera triunfal a la tarima tras un año sin pelear desde su asalto al título del peso medio el pasado año. Muy buenas sensaciones ante un rival tremendamente difícil, ya sabíamos que Jair no iba a regalar nada y así hizo. Un combate lleno de acción desde el primer tañido de campana hasta el último, con muy buen ritmo de combate y con acciones brillantes por parte de un Isco Durán que lo dio todo para su público. Es cierto que a Isco se le notó la falta de ring, pero eso es algo muy lógico después de tanto inactivo. Durán iba hacia adelante como solo él sabe pelear, y hay que decir que Jair Ramírez recibió una combinación que hubiese noqueado a cualquiera. Yo mismo como un terrible directo de derecha estallaba en el mentón de Ramírez que se trastabilló hasta las cuerdas y consiguió recuperarse. Algo muy importante es que Isco acabó el combate con un buen ritmo a pesar de haberse vaciado. Sin duda, el triunvirato Durán (púgil) – Delgado (entrenador)- Cañete (preparador físico) están haciendo un boxeador más rápido, explosivo y con más fondo físico. Solo algo más de un mes de preparación han dado unos frutos muy ilusionantes, y eso, además de las dos mazas que tiene el de Coria por manos, nos ilusionan a todos los que seguimos y vamos a seguir su nueva etapa. Victoria por decisión unánime de Isco ante un Ramírez que puso muchísima dificultad en sus acciones y que exhibió un oficio propio de su numeroso elenco de peleas y rivales.

HENRY DEIBY LIMA vs DAVID PINEDA. 69 KGRS ÉLITE.
Quizás sea el combate que más desilusionó a los presentes por cómo tuvo que terminar, por un Lima cortado y por parada médica. Para ser sinceros, yo personalmente no vi ningún cabezazo, Pineda metió una combinación de tres golpes que cortaron al portugués. Justo veredicto pero desde mi punto de vista, victoria por inferioridad de Lima, y no por parada médica e ir a las cartulinas. A tenor de lo poco que vimos, este combate debería repetirse para agrado de los buenos aficionados porque los dos boxeadores poseen una calidad impresionante.

CHRISTIAN CARMONA vs ALEJANDRO GUARDADO. 69 KGRS ÉLITE.
Impresionante la calidad exhibida por Nano Guardado que hizo prácticamente pasar desapercibido a un Christian Montilla que a las primeras de cambio recibió un hook de izquierda en la mandíbula del que ya no se pudo recuperar. La valentía de Montilla hizo que el combate durara mucho más, pero lo cierto es que las combinaciones precisas de Guardado estallaban una y otra vez en un Montilla que demostró un corazón enorme. Un diez en deportividad para Guardado que se preocupó hasta la saciedad de la salud de su rival, magnífico el detalle de humildad y de empatía de este deportista que atesora una calidad especial. Magnífico el criterio de Victor Segura al tirar la toalla para evitar castigo innecesario de su pupilo. Gana Guardado en el segundo asalto por abandono del rival.

FABRICIO TIGER vs RICARDO TEIXEIRA. 75 KGRS ÉLITE.
Combate que podríamos llamarlo de una forma y nos ahorramos muchas palabras: “Duelo a garrotazos”. Dos púgiles con muchísimo poder que se limitaron a esperar a meter sus manos en el juego de a ver quién noquea a quién. La sombra del KO planeaba por el ring del Marina Alabau y eso fue lo más tractivo de este combate, con dos púgiles sedientos de querer anestesiar a su oponente y un combate muy trabado y de muy difícil arbitraje. Victoria justa de Fabricio por decisión unánime.

FRANCISCO RODRÍGUEZ vs ÁNGEL SEDA. 57 KGRS ÉLITE.
Una de las peleas de la noche por todo lo que desplegaron estos magníficos deportistas encima del ring. Seda es un chaval con un don innato para este deporte, y no es solo la calidad que atesora en sus manos y en sus movimientos, sino lo versátil que puede llegar a ser este boxeador. En frente, el granadino Rodríguez plantó una pelea muy seria e hizo que Seda no estuviese cómodo en ningún momento de la pelea, muy bien asistido en su esquina por los hermanos Carter y Víctor Segura. Aunque un nulo no le hubiera extrañado a nadie, victoria justa para un dominante Seda por decisión dividida ante un Rodríguez que rayó sensacional y aun gran nivel.

DAVID FERNÁNDEZ MOLINA vs NARCISO CARMONA. 69 KGRS ÉLITE.
Nadie diría que en un combate amateur de un chico que solo lleva cuatro combates podría dar tanto de si en cuanto a variedad de golpeo, valentía, descaro, poder, precisión y sobre todo, una seguridad en sí mismo que nos encandiló a todos. Narci no tenía una pelea nada fácil ante el granadino David Fernández, que comenzó muy bien el combate sorprendiendo al pupilo de Andrades con un par de combinaciones muy buenas. El Guerra no se descompuso, se recogió, y nos ofreció un espectáculo maravilloso de boxeo de primer nivel, con unos upper con ambas manos y unos desplazamientos laterales que nos hacen pensar que Carmona no tiene techo. Gana Narci por abandono en el asalto tercero ante un David Fernández valiente y cumplidor que nunca perdió la cara del combate.

LEÓN RODRÍGUEZ vs SEBASTIÁN DELGADO. 69 KGRS ÉLITE.
Combate que podríamos llamarlo de la siguiente forma: “Especulación cero”. Domínguez salió a despejar toda duda que hubiese podido quedar del primer enfrentamiento. El del Kaka Boxing Club dejó sin piernas a Delgado a las primeras de cambio y lo sometió a un durísimo castigo desde el principio hasta el fin con una variedad de golpes y contundencia a las que ya nos tiene acostumbrados a los que lo conocemos bien. Delgado aguantó el chaparrón de golpes como buenamente pudo, ya que León entraba y salía a placer, lo buscaba y lo castigada sin apenas respuesta de su oponente. Ojo a este boxeador, León Domínguez, porque habrá que tener muy en cuenta su evolución. Gana León por decisión más que unánime.

CELESTINO LIMA vs RAFAEL ACOSTA. 63 KGRS JUNIOR.
Un combate precioso el ofrecido por estos dos deportistas con dos estilos bien distintos. Acosta muy contundente con un boxeo muy de contacto, y Lima con una guardia muy abierta y un boxeo más técnico y de menos pegada que el pupilo de Suárez. Muy buen combate repleto de acciones y decisión justa aunque dividida para Acosta.

ÁLVARO RODRÍGUEZ vs ENRIQUE BALLESTEROS. 64 KGRS ÉLITE.
Vibrante debut de estos dos chicos que lo dieron todo encima del ring, ninguno se dejó nada. En estos combates lo menos importante es la victoria o la derrota, y si lo es las sensaciones que deja. Sin duda, estos chicos nos ofrecieron un espectáculo de técnica, corazón, ganas, ilusión y entrega; ver a dos chavales entregarse así ante su público emociona al buen aficionado. Desde mi punto de vista el combate fue muy igualado con un Ballesteros más contundente en sus acciones pero que fue amonestado por el árbitro por bajar muchas veces la cabeza y se le quitó finalmente un punto que decidió el sentido de la decisión del enfrentamiento. Victoria para Álvaro Rodríguez pero Enrique no debe desanimarse porque estuvo francamente bien y demostró que tiene mucho peligro en sus manos.
Esto fue, desde el humilde punto de vista de un servidor, lo que nos deparó este impresionante evento de una calidad boxística indiscutible. Dejarnos en la retina momentos como este nos hace ya pensar en cómo será un The Boss of Boxing III sin duda alguna.

Un fin de fiesta con un Isco Durán rodeado por los suyos, siendo testigo de una anécdota preciosa en ver como un niño le pedía un autógrafo a Isco. Durán agradeció este gesto con toda su alma, porque si piedras tiene por manos su calidad como persona hace que se reblandezca momentáneamente ante tanta muestra de cariño y devoción. Isco es un referente en nuestro boxeo, una persona muy querida, se ha pegado con el que le han puesto por delante sin huir nunca de nadie, y eso no solo no debemos nunca olvidarlo sino que tenemos que valorarlo.

FullSizeRender (60)

Escrito por Aebox