AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — Menudo combate al que asistimos anoche en Málaga entre Baldo Mira y Nano Santana, una batalla digna de un campeonato de España y de la que muchos hablaran durante mucho tiempo. “Un toma y daca” continuo, y una actitud irreprochable por parte de uno y otro en una muestra de que combates así crean afición para años venideros. Sin embargo, el final “emborronó” un tanto el sabor que estaba dejando la batalla. Y lo dice, servidor de ustedes, porque el resultado no terminó de convencerme… pienso que Nano “Gallito” Santana no mereció la derrota por 57 a 58. El combate nulo hubiera sido lo más justo. Lo sé, quizás esto no guste a muchos pero es la opinión de quien suscribe y pude comprobar tras el combate que muchos aficionados pensaban igual…

Para unos quizás no ganó Nano por aquello de que cuando vas fuera necesitas demostrar más… pero esto no era un título con un aspirante que viene a casa del campeón, esto era un combate entre dos jóvenes en ascenso que si bien no ganó el pupilo de Formento, para mí sí, tampoco se hizo acreedor de la derrota. Y sé que es llevar la contra al réferi Paco Alloza, al que estimo y respeto, pero es mi visión. Es lo que yo vi, quizás me equivoque, y en breve esperamos poder poner el video en nuestra página para que juzguen ustedes.

En cuanto al combate, La película del mismo nos presentó de inicio a un Nano Santana queriendo y ocupando el centro del ring desde el primer minuto, aún así Baldo conecta buenas manos efectivas y sabe moverse hacia atrás con buenos desplazamientos laterales. Asalto cerrado con mínima diferencia a favor del canario.

Los episodios segundo y tercero nos traen un acoso mayor de Santana con manos más precisas y las hostilidades desatadas. “El Gallito” muestra mayor movilidad y obliga a Baldo a combatir en retroceso. El canario empieza a entrar en su cenit y se ve cansancio en el malagueño en la segunda parte del tercero. En el boxeo por dentro, Nano es más rápido y entra y sale con rapidez mientras Baldo no siempre responde golpe por golpe. La frecuencia no es equitativa pues el de Formento siempre saca una mano de más. Y no solo es la cantidad… las manos llegan. Hasta entonces la izquierda a la contra de Baldo era su mejor arma cuando Santana entraba con todo. Segundo asalto para Nano mientras que el tercero nos sale nulo ó ligeramente a favor de Santana.

El cuarto nos trajo la mejor versión de Baldo, sacando más manos y tirando de raza espoleado de un público incondicional que le adora. El malagueño estaba ahora en su salsa, también en parte porque el canario bajo el pistón y el malagueño se quitó los nervios, y supo aprovechar ese momento. Cuando no le atosigan Baldo saca su estilo.

En el quinto, Baldo siguió con esa inercia positiva del asalto anterior pero no siempre podía imponer su estilo más pausado en todo el asalto. Las revoluciones iban por parte del canario mientras el malagueño quería boxear por dentro y frontal, los cambios laterales rompían su cadencia. Asalto igualado, a nuestro juicio, y con el público levantado.

En el último asalto el cansancio parecía que iba a aflorar pero nada de eso. La respuesta fue un intercambio continuo en la corta y media. Ya Baldo no se movía tanto y se quedaba en la corta consciente de que había que jugársela, mientras Nano iba de abajo arriba para buscar espacios en la guardia rival. El canario ya no sacaba tantas manos pero no paraba de moverse y cambiar de distancia. Las contras de uno y otro eran terribles pero con cierta ventaja para el malagueño que consiguió quizás anotarse las manos más claras aunque el canario terminó conectando mayor cantidad y en mejor condición física.

El asalto llegaba a su fin y un corte feo en la anatomía de Baldo obligó a consultar al médico por la abundante sangre. Quedaba menos de un minuto y apretaron los dos, la gente aplaudía y el canario se apuntaba el último de los golpes del combate a modo de contra clara…después vinieron los aplausos por el “peleón”.

Con la proclamación de la victoria de Baldo vino el resultado final pero también la duda de si el 57 a 58 a favor de “El flaco” hacia justicia al boxeo de Santana. A mi juicio no, me salía lo mismo pero a favor del canario quien creo que controló el centro del ring, llevó la iniciativa y tuvo una mayor frecuencia de golpeo. Santana impuso su ritmo y excepto momentos del cuarto y sexto asalto, que fueron para el malagueño, obligó a boxear a Baldo hacia atrás en muchas ocasiones. Impuso poco a poco su estrategia y “colocó” más golpes, pero es mi opinión.

Los dos deben sentirse orgullosos pues ni uno ni otro habían boxeado hasta ahora con un rival con tanto descaro y en igualdad de condiciones. Nos referimos a trayectorias ascendentes y con el mismo número de victorias. No tenían delante a un jornalero, con todo el respeto lo digo, que fuera a claudicar a la mínima y eso se notó por el bien del espectáculo.

Felicidades a los dos por atreverse a dar el paso y no acomodarse con un currículo facilón. Ahora a seguir hacia delante y quién sabe si la revancha pudiera darse en unos meses con el título de España de por medio… los dos se lo merecen. Con combates así se hacen las carreras… bueno las de aquellos que quieren ser algo dentro del boxeo.

banner_fuerastockFACEBOOK

Escrito por Aebox