AEBOX/Redacción/ Foto cortesía Paco Martín/ — Estaba siendo una noche magnifica por el nivel de los amateur, cuatro combates con el público en pie por la entrega y la preparación de los boxeadores, pero los combates profesionales supieron a poco y dejaron un sabor “raro”. John Carter y Navarro pusieron todo para llevarse la victoria y lo intentaron, y como muestra un asalto endiablado.

Quien tuvo su sabor agridulce fue posiblemente Samuel “La Esencia” Molina, el malagueño ganó y se entregó pero su rival a partir del tercero dio síntomas de dar “la espantá” con poquita gasolina, por no decir la justa.

Samuel venció por nocaut técnico en el cuarto asalto al italiano Fabrizio Trotta quien empezó con ganas pero terminó diluyéndose en el descanso del tercero al cuarto, quejándose de su tobillo derecho y mirando a la mesa arbitral para que pararan el combate o subiera el médico. Sin embargo, al árbitro Paco Alloza, con buen criterio, no le convenció la idea y lo llamo al centro para reanudar el combate y proseguir con la tarea, algo que no le gustó a Trotta . Entonces, y cuando apenas habían transcurridos treinta segundos el italiano se retiró a las cuerdas rehuyendo el combate y aludiendo a su tobillo.
Alloza paró el combate cansado de Trotta y el, quizás, excesivo “Teatro” que le salía al italiano tras quemar las naves.

Es cierto que al italiano se le dobló el tobillo en el segundo asalto, aunque en términos automovilísticos diríamos que Trotta parecía tener gasolina para dos o tres asaltos únicamente. Lo intentó y no le perdió la cara, e incluso se puso a intercambiar con Samuel en los dos primeros asaltos pero no concretaba series, golpeaba con la palma y agarraba al malagueño tras tirar este dos golpes.

En el tercero Samuel derribó a Trotta con una potente izquierda en un cruce en el que el malagueño llegó antes. Se levantó el italiano pero muy sentido, acabando Molina el asalto en alto. Después ya vino el desenlace que conocemos y que hizo que el público se marchara con sabor agridulce de una buena velada.

En cuanto a Samuel, estuvo en su línea, trabajador, constante y con ganas de meterse dentro de la distancia. Lo vimos con una pizca más de atrevimiento y con ganas de dar espectáculo. Una lástima que su rival no le diera la oportunidad de hacer un buen combate y desluciera su nueva victoria.

Antes del combate de fondo hubo un duelo profesional de andaluces, John Carter contra Francisco “El Terrible” Navarro. Este último, debutante profesional, salió con todo en los primeros compases del primer asalto pero delante tenia a otro joven con ambición y al que le pesa la mano. Navarro empezó queriendo dominar el ring y no dejándose amedrantar por su rival. Por su parte, Carter leyó entre líneas y le cedió la iniciativa pero fue tan solo durante el primer minuto nada más.

Carter empezó a sacar la izquierda pero parecía ir un tanto frontal, levantando las manos en vez de esquivar un poco más con la cabeza. Era imposible, el granadino es de sangre caliente y la larga distancia no parecía ser la suya. Quedaban 45 segundos y ahora Carter era el que perseguía mientras Navarro lanzaba golpes en su boxeo hacia atrás. Una izquierda que apenas llegó seguida de una derecha larga junto con otro gancho potente de derecha le abrió el camino al “Francotirador” Carter, quien desarboló en unos segundos a su rival. Navarro sintió las manos y sin apenas tiempo de reacción volvió a recibir una derecha cruzada con poco recorrido pero con potencia. Se quedó sentido y una izquierda lo desplazó hacia atrás.

Ahí hubiera sido el momento de agarrarse pero un valiente Navarro sacó su mano en retroceso a la vez que Carter conectaba otra dura izquierda. Fue el final pues se metió el mandamás para finiquitar la contienda y ahorrar más castigo a Navarro. Quizás Ares podría haber desgranado una cuenta de protección pero después nos dijo que vio muy sentido al púgil almeriense y tomó la decisión. Se puede estar o no de acuerdo pero siempre es de aplaudir el querer evitar un golpe de más.

La velada tuvo además cuatro apasionantes combates entre púgiles andaluces con los siguientes resultados:
1) Limite 69 kilos: Hamza( Saga Heredia) vence por abandono en el segundo asalto a un valiente Nojus Prolovas (MKT Marbella). Buen boxeo de Hamza con mucha ambición y codicia.

2) Límite 69 kilos: Pedro Pablo (Saga Heredia) venció a los puntos a Enzo Nicolás en un combate muy igualado y con los dos presionando en la corta y media. El público aplaudió la entrega.

3) Peso semipesado: Jose Moreno “Chiqui” (Saga Heredia) venció a los puntos a Esau Castillo (Cutman Buendia) en un combate buenísimo de series durísimas. Esau recibió una cuenta de protección pero se recompuso y siguió dando batalla sin ponerse nervioso ante un rival al que le pesaba la mano. Atentos a estos dos boxeadores.

4) Peso medio: Rafik “El Argelino” se impuso a los puntos a Theo Morgan (MKT Marbella) en duelo con alternativas y mucha estrategia. Aunque también hubo boxeo en la corta con tremendas contras. Bonito el boxeo de Morgan y su encaje, mientras que Rafik tiró de codicia e intentó imponer su estilo pegador junto con su buena forma física.

En resumen, buenos combates amateur bien equilibrados y casados, con púgiles excelentemente preparados



Escrito por aebox