AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — Tyson Fury y Deontay Wilder se miden este fin de semana en el Staples Center de Los Angeles, en un duelo en el que el conocido como “Rey Gitano” parece llevarse todo el protagonismo mediático por cómo llega a este combate tras haber recuperado su mejor forma en los últimos meses, incluyendo el haber perdido más de 35 kilos y superar problemas mentales . Es un nuevo y vital Fury, otra cosa será su boxeo ante Wilder.

El combate que viviremos es una incógnita para muchos aficionados pues no sabemos si uno y otro saldrán a por todas o tendrán sus reservas desde el inicio, provocando un combate con calidad a cuentagotas. Las reservas son lógicas pero también es cierto que quien conecte primero puede tener un efecto intimidatorio que decante el combate de su lado.

En el aire la pregunta de si Wilder sabrá hacer su combate cuando no lleguen sus manos o no pueda atacar y atacar. ¿Está preparado el estadounidense para ganar retrocediendo? Parece que el sábado descubriremos parcelas nuevas de su boxeo o hasta entonces descubiertas. Aunque también es cierto que ante Ortiz le vimos sufrir y saber aprovechar su oportunidad cuando era preciso.

Pero el turno de incógnitas también toca a Fury, a quien nunca hemos visto pasarlo realmente “mal” ante un adversario que no se dejar intimidar de inicio. En esta ocasión, Wilder apunta a su rival más codicioso, “faltón” y cuyo estilo se debe al hecho de no retroceder nunca. Tarde o temprano deben encontrarse uno y otro si desean llevarse el duelo”.

Será una noche fundamental para los dos, un paso para cimentar sus leyendas personales. Fury parece haber dado ya un gran paso al subir al ring, mientras que Wilder quiere forjar y construir su leyenda…La recompensa la victoria y un duelo millonario contra Joshua. El premio para el aficionado es que tras años de combates bisoños la cosa se anima.

Escrito por Aebox