AEBOX/Manuel Barrero/ — Gran combate el vivido esta pasada madrugada en el Madison Square Garden, en el que Lomachenko y Linares pusieron las espadas en todo lo alto dando un magnífico espectáculo a todos los espectadores en uno de los recintos con más solera y tradición del mundo del pugilismo. El marco no podía ser mejor para la disputa del campeonato mundial del peso ligero y sus protagonistas se encargaron de situar el espectáculo deportivo al nivel que merecía el
entorno y la ocasión.

Comenzó la contienda con un primer asalto de tanteo en el que ambos boxeadores salieron a ver que tenía su adversario y que cualquiera se pudo apuntar. Mayor iniciativa y dominio territorial de Loma aunque poco más. Linares ya trataba de aprovechar su momento para conectar con manos aisladas, que en algún momento encontraron a su rival.

A partir del segundo asalto, el combate fue a más, aumentando el ritmo de las acciones progresivamente y haciendo patente el dominio de un Loma que se sentía más a gusto, tal y como nos tiene acostumbrados habitualmente. Las continuas entradas y salidas de Lomachenko en la distancia de Linares, controlando los tiempos a la perfección, hacían fallar al campeón Venezolano, fallos de los que el ucraniano se aprovechaba para conectar con claridad sus mejores combinaciones al rostro y al cuerpo de Linares, donde también trabajó bastante.

Linares se vio superado en el primer tramo de la pelea, pero no sin avisar del peligro que llevaban sus golpes cada vez que el ucraniano entraba en su distancia o finalizaba sus ataques. Así llegó a conectar importantes manos que el europeo se tragó sin pestañear hasta el sexto asalto, donde una derecha de contra no demasiado dura mandó a Lomachenko a la lona por primera vez en su carrera a falta de veinte segundos de finalizar el round con un Oscar de la Hoya exultante en las gradas tras el traspié del europeo.

A partir de ahí comenzó otra pelea. Lomachenko se recuperó perfectamente del golpe físico pero no tanto del moral, y es que esto supuso un punto de inflexión importante para el peleador europeo, al que se le vio por momentos con una inseguridad impropia en él. Todo lo contrario que a Linares, en el que la caída de Loma supuso una inflación de moral que se vio reflejada en el dominio de los siguientes asaltos y que empezaba a dar la vuelta a una pelea en la que había visto muy por debajo en las puntuaciones. Pero cuando todo parecía dar un vuelco que podría suponer el fin momentáneo del reinado de Loma, el campeón ucraniano y uno de los mejores libra por libra, demostró de que pasta está hecho y sacó su gen competitivo y alma de campeón para en el décimo asalto acabar con la contienda. Loma no dudó en fajarse de tú a tú con Linares y tras un bonito asalto, una preciosa y precisa combinación terminó con una izquierda al hígado de la que Linares no se recuperaría tras un conteo algo largo por parte del árbitro, que ante la falta de respuesta de Linares, dio por terminada la pelea.

Lomachenko se hace así con un nuevo entorchado mundial haciendo historia tras conseguir ser campeón del mundo en tres categorías de peso diferentes con tan solo 12 peleas disputadas, y ahora espera al 25 de agosto para una defensa ante un rival aún por determinar.
FullSizeRender (60)

Escrito por aebox