AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — Vasyl Lomachenko venció por decisión unánime (un doble tarjeta de 119-108 y 119-109) a Luke Campbell en el O2 Arena de Londres , convirtiéndose en campeón WBC, WBA y WBO del peso ligero.

El combate empezó siendo un duelo muy estratégico y táctico con la prudencia lógica de medirse a un fuera de serie como es `Loma´, quien no entró en el combate hasta aproximadamente el tercer episodio. Hasta entonces la altura del británico fue una buena arma a favor.

Desde el episodio tercero Lomachenko fue acortando con sus habituales cambios y giros en ataque ante un rival muy digno que lo pasó muy mal en el quinto con la sombra del KO encima suya. Aguantó estoicamente y le echó valor para sobrevivir en el sexto asalto. De ahí que en el séptimo, en medio de la recuperación y cuando no lo esperábamos, saco una potente mano que sintió el ucraniano quien, sin embargo, terminó en alto el asalto.

Pasaban los episodios y al británico se le veía indeciso para sacar su derecha en serie mientras la estrella ucraniana atacaba pero sin desatar un vendaval. Esa era la tónica aunque en la segunda parte de los asaltos Loma parecía coger un segundo aire ante la relativa prudencia del británico.

El penúltimo asalto tendría un poco de todo con un Campbell muy tocado tras dos golpes a los flancos y una mano potente a la cara en modo de un recto antes de doblar la rodilla. Se levantó y dejo pasar el mal momento. En el último, al británico se le vio más animado, quizá porque ya no quedaba mucho, pero no conciso en su ataque ante un Lomachenko que lo intentó al final aunque no `a tumba abierta´.

Victoria (¿puntuación excesiva?) para Lomachenko al que vimos demasiado calculador, pues pensamos que de haber apretado podría haber finiquitado a un valiente rival mucho antes. No nos gusta elucubrar sin base pero ante futuros rivales con mayor pegada hará falta mayor contundencia, quizás solo estuviese a medio gas…quizás

Escrito por Aebox