Saúl “Canelo” Álvarez y como poner de perfil al Consejo Mundial de Boxeo

AEBOX/Jose Luis Abad/ — Algo completamente incomprensible está pasando actualmente en el boxeo, bienvenidos al maravilloso mundo de los favoritismos señoras y señores.

Se supone que la WBC (Consejo Mundial de Boxeo, CMB) es el organismo de mayor prestigio dentro de nuestro amado deporte. Dentro de ese prestigio, deben entrar valores como la imparcialidad y la buena gestión. Pues bien, en este asunto del positivo de Canelo por clembuterol, hay ausencia total de estos dos principios.

No voy a entrar a valorar que si pollo, que si no pollo, que si es muy poco, que si es mucho… nada de eso. Aquí se trata de que un deportista profesional ha dado positivo por una sustancia prohibida y muy evidente y de momento, la WBC no ha hecho nada tragándose las explicaciones del equipo del tapatío.
Finalmente, Golovkin, que ha demostrado un comportamiento ejemplar al respecto, ha saltado ante tanta tibieza de dicho organismo con el asunto, lo que es completamente comprensible.

Desde mi punto de vista, Canelo debería ser sancionado y ser despojado de sus cinturones aunque haya pelea. Eso sí, debería existir un tribunal médico que valorara si el nivel que presenta el mexicano le beneficia para la práctica del boxeo, antes de decidir que el combate se celebrara. Y si este se celebra, solo el kazajo debería optar a los cinturones.

No voy a valorar si ha sido un descuido o ha sido premeditado, porque no tengo la certeza, aunque como aficionado suspiro por creer que ha sido un descuido. De lo que si estoy seguro es de que Canelo y su equipo deberían ser sancionados ante tal incidencia sin ningún lugar a dudas. No se pueden cometer errores de ese tipo cuando se trata de un evento tan icónico como éste.

Imagino que a la WBC ni se le pasa por la cabeza cancelar una pelea de muchos millones de dólares, pero entiendo que deportivamente, algo deberían hacer al respecto.

Para mí, que el Consejo Mundial de Boxeo se ponga de perfil no es una opción elegante, y le resta muchísima credibilidad al organismo.