Ryan García: «Hacía que todos pensaran que estaba loco, pero, ¿quién está loco ahora?»

AEBOX/Vicente Campos/–Ryan García insistió en que su victoria sobre el campeón Superligero del WBC, Devin Haney, deja claro que no había motivo para preocuparse por su salud mental.

Al finalizar los peores 12 asaltos en la carrera del hasta anoche invicto Haney, se confirmó como vencedor por decisión mayoritaria sobre uno de los mejores boxeadores del Planeta.

Haney fue apabullado por Ryan García y, aunque este no cumplió con la báscula en el pesaje, cual se tradujo en que no podría disputar el título, consiguió la victoria más impresionante de su carrera para darle un vuelco a una noche en la que había preocupaciones generalizadas en torno a su salud, y en la que casi todos tenían clara la victoria de Haney.

El abuso de García de las redes sociales con publicaciones un tanto esperpénticas y su comportamiento errático desde que se anunció su pelea contribuyeron a una creciente creencia de que necesitaba atención médica en lugar de prepararse para una pelea, con todas las exigencias que eso conlleva a nivel físico y mental.

Esos temores crecieron a lo largo de la semana de la pelea cuando lo veíamos pasado de peso y casi asegurábamos que no podría cumplir con la báscula, algo que muchos tradujimos en falta de preparación; aunque parece que todo fue una táctica de despite en la que los primeros en caer fueron los Haney.

Su tremenda pegada sumada a su rapidez de manos resultó suficiente para convertirlo en el primero no solo en derrotar a Haney, sino también en el primero en mandarlo a la lona, y en hacerlo tres veces. Una victoria que ha dado un giro a su su carrera no necesariamente transformará su salud, pero el púgil de 25 años comentó:

“Es por eso que la gente debe dejar de creer todo en Internet y dejar de vivir en una realidad falsa. Hacía que todos pensaran que estaba loco, pero al final del día, ¿quién está loco ahora? Realmente no quería decir esto, pero es la verdad. Todos deben reconocer que ustedes estaban tropezando, no yo. Yo no lo estaba. Yo era el que tenía cordura».

«Me importa un carajo lo que la gente diga de mí. Caminé a través del fuego y todavía lo mantuve presionado y aún vencí a Devin Haney y todavía bebo todos los días y todavía lo vencí. Hice todo. ¿Qué pasó? Falsa realidad, ¿verdad? Bebí todas las noches. ¿Qué pasó? Gané. No necesariamente estoy orgulloso de eso, pero solo lo digo. Fue una declaración para mostrarles: ustedes realmente no pueden joderme. Hago lo que quiero y aun así gano». 

“Solo me estaba divirtiendo, hombre. Estoy pasando por mucho. Pasé por un divorcio. Simplemente, me han estado pasando muchas cosas fuera de mi vida. Eso me rompió un poco. Hice lo que tenía que hacer para sentirme bien. Así que bebí todos los días e hice lo que quería, y no estoy nada orgulloso de ello. No necesariamente me mires como un ejemplo, porque estoy muy lejos de ser perfecto”.

García y Haney se enfrentaron 6 veces en su época de amateurs ganando tres peleas cada uno. Su primera pelea como profesionales fue tan competitiva y tan emocionante que parece probable una revancha; Haney parecía sorprendentemente no estar preparado para su poder.

Cuando le preguntaron a Ryan cómo se sintió cuando, en los asaltos séptimo, décimo y undécimo, mandó a la lona a su acérrimo rival, respondió:

“No debería haberme presionado demasiado para detenerlo, porque cada vez que lo lastimaba me volvía loco y no podía acabar con él. (El referi) Harvey Dock estaba tropezando; debería haber detenido esa pelea. Estuvo mal. Estaba realmente herido. Incluso miré a Bill Haney en el undécimo asalto. Hermano, probablemente deberías detener esto. Pero no lo hizo, y eso es todo».

«Me estaba agarrando a duras penas, y sentí la oportunidad de seguir golpeando mientras tenía las manos libres, y lo rompí, y me quitó un punto cuando lo rompí. Pero él me abrazó; Debí haberlo noqueado en ese séptimo asalto. Me robaron eso».

“Se tambaleó mucho. Me sorprende que tenga una recuperación tan buena. Lo derroté en el primer asalto. Pensé: ‘Yo gané’. Trabajo fácil. Luego salió disparando en el segundo; incluso me golpeó con el gancho y yo dije: ‘Maldita sea, tal vez tengas un poco de poder’.»

“No sabes la mitad de la mierda por la que he pasado en mi vida. Esa mierda no fue nada. He pasado por situaciones muy locas: toda esta semana de peleas ha sido una locura. No tienes ni idea. No tenéis ni idea. Algún día saldrá».

“Ya sabía que podía vencerlo. Estaba sumamente confiado. ¿Estoy feliz? Por supuesto. ¿Que sigue? ¿Quién es el siguiente? Vamos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *