Ronny Alexander vence al «Cubano» Mijares por K.O. técnico en el cuarto asalto.

AEBOX/Nacho Gutierrez/Foto:Manuel Dieguez/ — Sabíamos que era un guerrero acostumbrado a la batalla, a tomar golpes en la corta sin rechistar y a bailar con la más fea fuera de casa, pero también Ronny “El Llanero” Alexander demostró tener un boxeo rápido, agresivo, práctico junto con un instinto de supervivencia que le permite detectar, como pocos, cuando el rival está tocado. Su instinto, su hambre de victoria y su fe ciega en sus posibilidades le llevaron a la victoria. Lo bonito fue que delante tenía a un “Cubano” Mijares también pleno de confianza, y el resultado fue la batalla que vimos el sábado.

Estaba engalanado El Balneario de los Baños del Carmen para la ocasión, levantando expectación con una buenísima entrada para los tiempos que corren. Había mucha humedad y los buenos combates amateur habían hecho de aperitivo a la perfección, pero ahora tocaban los profesionales. Tras la puesta en marcha de los dos púgiles, el personal entró rápidamente en calor con el son de “Buena Vista Social Club” y su “Cuarto de Tula”, era el preludio de lo que iba a haber en el ring: mucho fuego. Y fuego en sentido figurativo pero que se palpó desde el primer minuto.

El Cubano Mijares Mena salió con su boxeo de media-corta distancia, y con esa tendencia a meterse dentro de la guardia del rival porque le gusta el “Infighting” y el silbido de los golpes, no tiene miedo. Pero entró en el juego de boxearle por dentro a un Ronny que luce mejor en la corta, pues aquí coloca sus series de tres o cuatro golpes potentísimos. Aquí se creció, y aquí sabía que estaba su boxeo. Ronny Alexander desde los primeros intercambios conectó los mejores golpes gracias a su velocidad, llegaban antes los golpes y con más potencia, pero Mijares no le perdía la cara. “El Cubano” conectó también buenas manos y sabia dar ese pasito atrás para

coger trayectoria. Se resbaló Mena Mijares debido al agua y a una humedad que hacia el piso impracticable durante toda la velada. Y en este primer asalto, El Cubano Mijares cae con cuenta en el rincón neutral tras un upper y una derecha recta brutal.

En el segundo a Mena Mijares le pedían bloquear con la guardia alta y que no se metiese dentro, que utilizara los jabs y moviera la cabeza. Pero Carlos se obsesionaba con los boleones que le hacían resbalarse, no golpeaba en los costados y su defensa no era la mejor para contrarrestar los ataques de Alexander. En este segundo asalto, justo cuando está retrocediendo Carlos se lleva un uno-dos de derecha, un upper de derecha y derecha recta que le hace hincar la rodilla, se levanta bien pero Alexander aprieta y se apunta el asalto.

En el tercero Carlos de nuevo hace su mejor boxeo a pesar de llevar la peor parte en los intercambios, aunque en uno de ellos acierta y hace retroceder a Ronny. Por poco pero Carlos se apunta el asalto gracias a su movilidad. En el cuarto empezaría el principio del fin, con Ronny Alexander hacia delante, sacando partido a su saber estar en el ring. Cuando quedaba un minuto y medio aproximadamente, y tras un clinch, Alexander mete una derecha que hace que “El Cubano” se quede parado en la cuerdas y busque refugio en su esquina. Aquí le engancha con varias derechas rectas y crochet, Mena Mijares está sentido y recibe una serie de izquierda, derecha y derecha, que le desploman. Le cuesta una eternidad intentar levantarse y el arbitro le para el combate justamente por k.o. técnico. Ronny Alexander es junto vencedor.

Felicidades para Ronny Alexander que quiso agradecer el apoyo de los aficionados por apoyar el boxeo, además de tener palabras para su rival .

Resto de Combates aficionados

En el combate de semifondo, Boris Heredia superó a los puntos a Granda en un combate veloz y con ráfagas electrizantes. El boxeador malagueño lució más rápido y preciso que su último combate, sabiendo castigar abajo y continuadamente, además de un buen uso del upper. Victoria a los puntos para “Boris” Heredia.

Antes Daniel Robles y Carlos López se enfrentaron en una autentica batalla sin descanso y que hizo las delicias del publico por la entrega y por los numerosos intercambios de golpes. Un combate intenso a veces y otras enmarañado, con advertencia incluida, entre dos chicos con futuro y codicia. Victoria a los puntos para Robles.

También en duelo de semipesados (3×3 asaltos) Fran Santalla se impuso a Abdelatif Alluie con un boxeo mas lineal y continuo, con buen manejo del uno-dos para Santalla mientras que el almeriense recibió un par de cuentas de protección un tanto precipitadas. Sus desplantes fueron mal interpretados.

El mejor combate amateur de la noche en cuanto a raza, entrega, calidad y descaro, fue el que enfrentó a Roberto Rodríguez y Samuel “ La Esencia” Molina en los ligeros . El malagueño Molina, actual Campeón de España, fue de menos a mas con boxeo alegre, hábil y ofensivo. Precisa la concepción de boxeo de estos dos chicos con continuos intercambios arriba y abajo, sin retroceder pero con esquivas y defensas. Fintas, amagos, engaños y contras de infarto. El resultado fue de victoria a los puntos para Samuel Molina.

La noche empezó con el enfrentamiento en los medios entre Ayoub Fahmi e Ismael Zaragoza, dentro de un combate marcado por el buen trabajo en los costados con fases de agarrones y brillantez en las cuerdas. Por momentos también los vimos muy cansados, notando el calor y el esfuerzo por la humedad del día. Al final combate con resultado de nulo.

Un noche de buen boxeo que contó con una buena entrada.