Aritz Pardal perdió ante Forte, ¿Debería ser el momento de la despedida?

AEBOX/Nacho Gutiérrez/ — No pudo ser, Aritz «Chulito» Pardal (14-&-2) perdió por abandono en el cuarto asalto ante el italiano Mauro Forte (14-0-1)con el título de la Unión Europea del pluma en juego. Sento Martínez tiró la toalla al ver que su púgil no se había recuperado del duro tercer episodio, en el que cayó, y encajaba nada más empezar el asalto una serie clara y poderosa en forma de cuatro manos que impactaron y no tuvieron repuesta.
No le vio con chispa ni movilidad y decidió acortar las posibilidades de tener más castigo inmediato de su pupilo arrojando la toalla, el italiano estaba en sintonía y el valenciano parecía renunciar a moverse.

Antes, en los primeros dos asaltos, el italiano empezó muy fuerte con guardia de zurdo y llevando la iniciativa. Aritz «Chulito» inició con respeto un primer asalto que para nada era de tanteo y con Forte en distancia a pesar de su menor altura. El valenciano Aritz se resbaló pero producto de un empujón. Ya en el segundo daba la sensación de que el español no metía los golpes con codicia, como dejando que pasara el asalto, y no acosaba al púgil romano, quien tomó las riendas y llegó con un upper y un uno-dos en varia ocasiones ante el desplante del español.

Y como decíamos al principio de nuestra crónica, el principio del fin vino en el tercer asalto con una tromba del italiano por medio de varias series de uno-dos en forma de combinaciones de izquierda y derecha, crochet y ganchos a la cabeza que lo derriban cuando apenas quedaban un minuto y medio, escucha la cuenta pero está sentido, «Chulito» sobrevive a dos izquierdas tremendas para llegar al final de un asalto en el que debería haberse agarrado para recuperarse de un final de asalto de infarto. Lo que pasó a continuación se lo hemos contado al principio, abandono para ahorrar castigo.

El abandono y derrota de Pardal nos hace preguntarnos si al valenciano le pasó factura el peso o sus últimos duros combates. Lo vimos con valentía pero sin la chispa y defensa necesaria ante un rival muy rápido. El italiano no tenía más pegada que algunos de los últimos rivales del valenciano pero Forte midió a Pardal, tenía la lección bien aprendida y jugó sus bazas, fue a por el combate y no dejo nada a la improvisación.

Haga lo que haga el valenciano, le damos un aplauso por su carrera, ha sido un valiente con rivales muy duros que otros nunca querrían. Este combate debe ser visto como un premio a su trayectoria. ¿Debería ser la despedida?

Deja una respuesta