Cheeseman confiesa su adicción: «Antes de la pelea de García, los últimos cinco mil dólares que tuve … los jugué la noche anterior»

Aebox/Redacción-BBC Sport, / Foto Andrés Soriano/ — Ted Cheeseman, rival de Sergio García en la que ha ido posiblemente  la mejor noche del cántabro,   ha confesado abiertamente su adicción al  juego y la tortura por la que ha atravesado a lo largo de su carrera. Lo ha hecho en una entrevista concedida a BBC Sport, reconociendo que teme que muchos «estén sufriendo tortura» en la lucha contra su adicción en mitad de la cuarentena  del coronavirus.

«Jugar es como un proceso de arriba abajo. Un día pierdes cinco de los grandes, te sientes mal, te odias, odias el boxeo, quieres matarte, todas esas emociones».

Cheeseman hizo referencia al combate que sostuvo ante Sergio García en el O2 Arena con título europeo del superwelter en juego: «Al día siguiente vas y ganas un gran premio. Entonces crees que puedes romper el sistema, así que tu estado de ánimo está bien. Antes de la pelea de García, los últimos cinco mil dólares que tuve de mi cartera, jugué la noche anterior a la pelea, después del pesaje

«Pensé: ‘Estoy en una pelea por el título europeo, tengo este dinero, desperdicié todo el resto, así que es ganar o fracasar’. Honestamente puedo decir desde mi primera pelea en 2015 hasta mi pelea con García, luché gratis, ya sea antes de la pelea o en las semanas posteriores a una pelea, siempre perdía el dinero.

«Cuando ganas peleas y ganas dinero, no te das cuenta. Luego viene la derrota y pensé: ‘o juego y mi vida se va al pozo o me doy por vencido'».

Afirma  Cheeseman que  las apuestas deportivas en línea, las horas en las casas de apuestas y el tiempo era «la cocaína crack del juego» que formaba parte de su rutina: «Nunca aprecias el dinero. Me gusta comprar ropa bonita, pero esos lujos terminan saliendo por la ventana porque terminas pensando: ‘En lugar de comprar algo, tomaré esas £ 500 en las casas de apuestas, el doble y comprar cosas con lo que he ganado. Nunca sucede, terminas perdiendo tres veces la cantidad.

«Trato de no arrepentirme. A veces estás en la cama y sabes que tienes que pagar algo que puede no dejarte corto pero que te dejará bajo. Luego piensas: ‘Guau, tenía todo este dinero y ahora yo’ Me preocupa esta factura.

Para ayudar a otros Cheeseman está ayudando a un  grupo de apoyo al juego a través de videollamadas y chats de WhatsApp, pero reconoce que otros ahora sufrirán aún más: «Le dije a mi compañero hace unas semanas que si estaba jugando ahora, este bloqueo sería el peor momento del mundo», dice. «Si eres un adicto compulsivo, apostarás por cualquier cosa. Si no hubiera deportes en los que apostar, estarías en las tragamonedas o en la ruleta, y ahí es donde pierdes la mayor cantidad de dinero todo el tiempo».

Un nuevo Cheeseman afirma no haber aportado desde hace un año y estar ahora está cuidando a su familia, su futuro y sus peleas:  «Mi pareja y mi familia están todos contentos. Estoy tratando de no hacer una gran cosa al pasar un año sin una apuesta. Nadie me obligó a jugar, lo hice yo mismo».

Deja una respuesta