Marbella se viste de gala para recibir a Kerman – La previa

AEBOX/Juan Alvarez/ — La larga travesía por el desierto del box español comienza a terminar. Desde el infame mes de marzo la dulce ciencia hispana, al igual que el resto de ámbitos de nuestra vida, cambió para dar paso al miedo, el encierro, la soledad y las dudas. Gimnasios vacíos,
guantes que se cubren por una fina mácula de polvo por el desuso y el olvido, tertulias que se nutren de recuerdos de gestas y héroes pasados, pero que no pueden renovarse con nuevos pleitos y rivalidades. Todo ello toca a su fin.

El próximo 8 de agosto en el Marbella Arena de Puerto Banús, el boxeo español vivirá una de las veladas más completas y emocionantes de los últimos años. La terna de nombres que se unen en un mismo cartel y los títulos en juego se convierten en el mejor bálsamo para borrar de un plumazo el parón de estos últimos meses.

Kerman Lejarraga vs Tyrone Nurse

Un nombre sobresale sobre la constelación de nombres que MGZ Promotions le ha preparado a los aficionados para este próximo fin de semana. Kerman Lejarraga (30-2, 24 KO), uno de los púgiles españoles que más afición acarrea y que más méritos deportivos ha cosechado en los últimos años vuelve a colocarse dentro de las 16 cuerdas. Una fuerza de la naturaleza que tras conquistar la cima europea en el peso wélter decide seguir escalando cimas cada vez más altas, siempre más escarpadas. El
revolver de Morga, a base de trabajo duro, ha conseguido que su nombre y la victoria+0 por ko se entiendan como si fuesen la misma cosa en una suerte de sinécdoque pugilística que vuelve locos a los aficionados. De él no se puede esperar otra cosa que la victoria antes del límite. Instalado en el peso superwélter y olvidados sus problemas para dar el peso, Kerman debe seguir evolucionando y adaptándose a la división para ponerse a la caza de un nuevo cinturón continental.

Un hombre frente a él intentará que la noche del sábado para Kerman no sea un plácido sueño de verano, sino más bien una pesadilla veraniega que sucede entre la humedad de un angosto campo de maíz, a imagen y semejanza de las películas de serie Z. Tyrone Nurse será el hombre encargado de poner a Kerman a prueba, de sacarle todo el jugo a
nuestro púgil y el que le exigirá al vasco que siga avanzando en la ampliación de su repertorio boxísitico. Ni mucho menos el británico viene aquí como un sparring. Nadie recorre miles de kilómetros para ser noqueado y volver a la mañana siguiente a la isla de la pérfida Albión. No caigamos nosotros ni Kerman en el error de calibrar su calidad por su récord.

Si por algo son conocidos los boxeadores británicos es por salir a morir en
cada combate como si fuese el último. Si Nurse puede, le amargará la fiesta a Kerman. “Purísimo” como referencia al azul suave, casi blanco y sin mácula o fallo.

John Carter vs Ibon Larrinaga

Así luce a día de hoy el récord profesional de otro de los protagonistas de la velada en Puerto Banús. Si hay alguien que juega en casa, ese es John “el francotirador” Carter, oriundo de Granada. 12 victorias en 13 combates y ni una derrota hablan mejor del buen hacer de Carter que cualquier crónica que podamos escribir sobre él. El estilo de Carter es para verlo y no para escribirlo. Eléctrico, siempre en movimiento, inquieto pero no como quien preso de las dudas no sabe cuál es el siguiente paso que dar; nervioso como
el que quiere, sabe, puede y lo va a hacer. El que le puso el apodo a nuestro protagonista lo hizo con el mismo acierto quirúrgico que demuestra Carter en las peleas. Con un talento innato para el cambio de alturas en sus combinaciones de golpes, los aficionados que se acerquen a la velada del sábado podrán ver en directo lo que todos los instructores de boxeo dicen que hay que hacer, y muy bien hecho.

En un recorrido relativamente corto pero de firmes pasos se halla a las puertas del cetro europeo de los superplumas y el límite sólo lo decidirá “El francotirador”, pero desde fuera nos da la sensación de que llegará allá donde quiera fijar su mirilla.

Por desgracia para John Carter, lo que le separa del título EBU de los superplumas no es un trámite administrativo, ni mucho menos. El obstáculo es nada más y nada menos que un auténtico titán como Ibon Larrinaga. La corta carrera de Larrinaga ya ha experimentado el fajarse con auténticos “cocos” como el irlandés Michael Conlan, contra el que aprendió más de lo que perdió. Si la derrota contra Conlan es el peaje que
hay que pagar para admirar el despegue posterior del desempeño pugilístico del natural de Barakaldo, se paga con gusto. Larrinaga ha sido bendecido con un físico privilegiado, físico que se ha encargado de cuidar y tallar hasta dejarlo como si fuese un compacto bloque de roble. Con su físico aprovecha su aguante para atosigar a sus rivales desde el centro del ring, dirigiendo las operaciones, llevando la pelea hacia su terreno. Mal rival, desde luego, para transitar cerca de las cuerdas y quedarse encerrado
en las esquinas. Peor rival, aún, si a este gladiador le das la oportunidad de hacerse con un cinturón europeo.

A lo seductor de unir sobre el ring cubierto de terciopelo a estos dos peleadores, se le une su estrecha relación de amistad y el hecho de que no sea la primera vez que colisionen sobre un cuadrilátero. El 19 de diciembre de 2015 sobre el Frontón Bizkaia de Miribilla y organizado por la propia MGZ Promotions ya cruzaron impresiones con los guantes. En aquella ocasión, Larrinaga venció a los puntos por decisión unánime.

5 años y toda una vida después, sólo queda esperar y ver quién de los dos termina en esta ocasión con el puño en alto.

Samuel Molina vs Rubén García

“La mayoría de los alquimistas eran gente nerviosa, claro: es una característica compartida por todos aquellos que no saben a ciencia cierta lo que hará a continuación el crisol de materia burbujeante con el que están experimentando” Así hablaba Terry Pratcher de los alquimistas, los buscadores de la esencia de las cosas, los estudiosos que con ahínco extraían la pureza. No hay definición mejor para otro de los protagonistas de la velada con la que el boxeo español vuelve a coger el ritmo de la competición, Samuel “La Esencia” Molina. Su desempeño y estilo sobre el cuadrilátero son auténticos diccionarios sobre boxeo en movimiento. Su cadencia de golpeo, cambio de alturas y desplazamientos laterales son exquisitos y merecen el dinero que se paga por verle.

Con una velocidad endiablada en el dentro-fuera sacado del olimpismo más canónico, sus rivales, en comparación, parecen lentos, pesados, como si esa no fuese su división natural, como si sus piernas estuviesen atrapadas en un fangoso légamo que les impide moverse con rapidez. Con un recórd inmaculado de 14 victorias al hilo y un cinturón de campeón en su cintura, el peso ligero de Málaga y cachorro aventajado de los Heredia no parece tener techo. Bendecido por el padre tiempo (tiene 21 años) solo el devenir de los años nos dirá hasta dónde puede llegar.

Rubén García “Peli”. El hombre del que todos parecen olvidarse pero que puede dar que hablar la noche del sábado. Mientras todos hablaban de un posible cruce entre Molina y Jonfer en un futuro, Rubén ha estado trabajando aquí y ahora. En el presente. Mal haría el joven bicampeón español en pensar en su próximo rival como un medio y no como un fin. Más allá de récords y de títulos, cuando un boxeador se sube a un ring está a solo un golpe de poder de mandar a la lona a su rival “Peli”, que lo tiene todo, todo usará para asaltar la banca.

El resto de la velada

No solo de box vive el hombre, ni mucho menos los deportes de contacto patrios. En esta velada, de las primeras en la vuelta a la normalidad, reunirá para la ocasión a otras disciplinas y combates. Rubén Lee y Víctor Garulo se jugarán el campeonato de España FEKM, Antúnez “Xispi” vs Alex Mora, Alex Mostazo vs David de Dios en K1, Abdo Chahidi vs Ricardo Sánchez en la misma disciplina…

Los deportes de contacto finalizan su larga travesía por el desierto, el próximo sábado 8 de agosto en el Marbella Arena de Puerto Banús, los aficionados al noble arte tendremos la oportunidad de acercarnos por primera vez desde hace mucho tiempo al oasis para calmar nuestra sed.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *