Policarpo Díaz y el ultimo show de «El Potro de Vallecas»

AEBOX/Gonzalo Campos/ — Dos semanas hace que el ex-campeón europeo del peso ligero, Poli Díaz se pasea trajeado y acompañado de dos señores, de televisión en televisión y de periódico en periódico, promocionando como si de una estrella de Rock se tratara, la firma por una nueva promotora y su retorno al ring para volver a la competición.

El discurso televisivo de Poli en los medios comenzó con la idea de llevar a cabo una exhibición que posicionara al ex-campeón europeo en el candelero para realizar a posteriori seminarios y cursos a modo de gira, pero según pasan los días la «bola de nieve» se va haciendo mas y mas grande y ya se puede escuchar a su «manager» indicar en televisión que van a organizar el combate mas grande organizado nunca en España, así como al «Potro», asegurar que piensa ganar su primer combate por ko.

Como en todo emprendimiento, la confianza y el entusiasmo siempre deben ir de la mano, pero la realidad en este caso es mucho mas triste y cruda de lo que están haciendo creer a un Poli Díaz que se encuentra capaz de todo en esta nueva etapa… ¿Puede Poli volver a boxear? No puede. Según el reglamento del boxeo en nuestro país, un boxeador no puede retornar a la actividad profesional una vez transcurridos 5 años desde su ultimo combate, ni en combates de exhibición que están prohibidos, por lo que imaginen con los antecedentes de Poli, si desde la ultima pelea han pasado 20 años…

Para cualquier persona profesionalmente relacionada con el mundo del boxeo, siempre supone una alegría saber que después de todo lo pasado y sufrido, Poli se encuentra aparentemente recuperado y con buen aspecto, pero, ¿que puede aportar al boxeo la vuelta de Poli?

Poli Díaz sacó al boxeo español del ostracismo cuando ni Alfonso Redondo ni Roberto Castañon, los campeones europeos en aquel momento, pudieron hacerlo, en una década de los ochenta en que la sociedad vivía completamente de espaldas a nuestro deporte.

El vallecano llegó a la cima de la popularidad y del éxito con solo 22 años, logrando el prestigio, la gloria deportiva en Europa, el reconocimiento, el patrimonio y el dinero suficiente para una vez finalizada su carrera, disfrutar de una vida plena con todo lo conseguido. Poli llegó a enfrentar al director general de TVE, Luis Solana, con ministros que acudían a la primera fila de ring cuando él boxeaba.

Todo eso cambió tras su combate con el tristemente fallecido Pernell Whitaker al que el Potro ya llegó sin entrenar ni un solo día. Poli abandonó el gimnasio, se dedicó a disfrutar de la noche, a consumir drogas, a derrochar su fortuna, y todo lo que había entregado al boxeo se lo fue cobrando en forma de malas noticias que mostraban a la sociedad lo peor de nuestro deporte y el mas típico tópico de boxeador millonario que tira todo por la borda hasta acabar completamente arruinado y alquilando una tienda de campaña como techo de heroinómanos en busca de su dosis, todo ello televisado en directo por el telediario de la época.

Humildemente creo que Poli Díaz no tiene nada bueno que aportar al boxeo ni el boxeo a Poli, y si la intención de la nueva promotora que ha firmado al Potro es ayudarle, pienso que hacerle creer que puede volver a pelear con 53 años y a hacer dinero con su imagen, además de un enorme error y una tremenda crueldad, muestra el escaso conocimiento del boxeo español que tienen estos promotores.

Hemos podido conversar con los máximos responsables de algunas federaciones territoriales de nuestro país, y todos coinciden en que ninguna federación va a conceder una licencia de boxeador profesional a un hombre que se alejó del boxeo hace mas de veinte años y que ha llevado una vida absolutamente apartada del deporte.

Desde Aebox, deseamos todo lo mejor que pueda ocurrirle a Poli, pero sinceramente no creo que su vuelta al boxeo vendiendo algo que no puede ocurrir, sea bueno ni para el boxeador ni para un boxeo español que actualmente goza de muy buena salud y no necesita de ningún circo mediático.

Comprendo perfectamente la complicidad de todos los medios generalistas a los que la vida de Poli no les importa nada y ven su vuelta como un acontecimiento atractivo que es noticia, pero no comprendo en absoluto el silencio cómplice de algún medio especializado que ha vendido a sus lectores la vuelta de un señor de 53 años, maltratado por las drogas, que fue importante hace 30, pero que ahora no tiene ni licencia para boxear, ni nada bueno que aportar como luchador a nuestro deporte en un momento en el que éste parece levantar cabeza.

Poli merece disfrutar la paz que llega tras una larga tormenta como la suya, y desde Aebox deseamos la mejor de las suertes a un hombre nacido para ser un dios, pero que se empeño en no serlo.

Larga vida y todo nuestro apoyo al Potro de Vallecas, Poli Díaz.

Deja una respuesta