Boxeo – Dos maneras de celebrar una victoria – ¿Es necesario un código de conducta para las celebraciones?

AEBOX/Gonzalo Campos/ — Desde que el Marqués de Queensberry publicara las reglas en las que se fundamenta el boxeo moderno, y en las que por primera vez se reglaba el uso de guantes, ha habido multitud de cambios que han ido humanizando la lucha y que sin duda han mejorado la calidad de vida de los deportistas y la imagen que el publico tiene del boxeo como espectáculo deportivo.

¿Qué normas creen ustedes que podrían mejorar tanto la salud de los deportistas como la imagen del propio deporte entre aficionados y no aficionados?

En el boxeo contemporáneo, el carismático directivo del Consejo Mundial de boxeo y tristemente fallecido, José Sulaimán, fue posiblemente el ultimo en tomar medidas reales que mejoraron la imagen del boxeo. Se redujeron los asaltos de campeonato de 15 a 12, se pegó el pulgar al guante para evitar lesiones oculares, y se cambió las onzas de 6 a 8 hasta el peso welter, y de 8 a 10 del superwelter en adelante. Vistas algunas de las normas que han ido mejorando en general nuestro deporte, ¿qué normas creen ustedes que podrían mejorar tanto la salud de los deportistas como la imagen del propio deporte entre aficionados y no aficionados?

Pues yo desde luego lo tengo claro, y es que creo que hay algo que si se reglara, mejoraría la imagen del boxeo y humanizaría aun mas un deporte del que nos sentimos orgullosos cuando escuchamos como lo denominan, «El Noble Arte».

Hace tiempo que me resulta molesto ver como tras un knockout, uno de los dos boxeadores se encuentra tendido en la lona, mientras su rival y todo su equipo andan dando saltos y celebrando la victoria sobre el ring sin respetar el estado en el que se encuentra su compañero conmocionado tras el golpe final. Como ejemplo podemos poner la celebración de Teofimo López tras su victoria frente a Mason Menard en el Madison Square Garden.

Por contra, ayer mismo presenciando el campeonato de España Superwelter entre el navarro David Soria y el gallego José Suero, y después de tres trepidantes asaltos de cambios de golpes, una derecha corta en crochet impactó en la barbilla del campeón, que cayó noqueado a la lona sin posibilidad de incorporarse.

Si sorprendente fue el desenlace y el ko, mas sorprendente aun fue la actitud y el comportamiento del nuevo campeón, que lejos de celebrar su victoria obtenida en casa de su rival y ante todo pronostico, se mantuvo de pie en su esquina e incluso se arrodilló, entiendo que a rezar o a dar gracias, y solo exteriorizó su alegría por el triunfo una vez que su compañero David Soria se recuperó y pudo participar de la ceremonia de coronación. Actitud que engrandece el boxeo y que ofrece una imagen del deporte mas acorde con el siglo en que vivimos.

Establecer un código de conducta que reglamente y determine la actitud y el comportamiento de los boxeadores y sus esquinas mientras el rival se encuentre conmocionado como consecuencia de un ko.

Desde aquí lanzamos una idea a los máximos organismos del boxeo mundial, y es establecer un código de conducta que reglamente y determine la actitud y el comportamiento de los boxeadores y sus esquinas mientras el rival se encuentre conmocionado como consecuencia de un ko.

Esta medida reforzaría los valores del boxeo como actividad deportiva noble y respetuosa, y proyectaría una imagen de grandeza difícil de igualar en un deporte, el boxeo, al que no le vendrían nada mal decisiones que generarían la admiración tanto de los aficionados como de los no aficionados al boxeo.

En este vídeo les mostramos dos maneras de celebrar una victoria

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *