Gervonta Davis se enfrenta a serios problemas judiciales acusado de atropello y fuga

AEBOX/Vicente Campos/—Serios problemas judiciales a los que se enfrentará en diciembre Gervonta Davis por un caso en el que no ha conseguido llegar a un pacto con la judicatura.

Un acuerdo de declaración de culpabilidad entre el boxeador y la oficina del Fiscal del Estado de la ciudad de Baltimore fue rechazado por la jueza Melissa Phinn durante una audiencia este pasado miércoles en un Tribunal de la ciudad de Baltimore, según lo informado por The Baltimore Banner. Davis habría evitado la cárcel según el acuerdo derivado de un atropello y fuga en noviembre de 2020 en la ciudad de Baltimore, lugar de nacimiento del campeón.

En cambio, Davis se enfrentará a un juicio con jurado a partir del 12 de diciembre. Según los informes judiciales, se espera que el juicio dure dos días, donde Gervonta se enfrenta a catorce cargos por delitos menores de infracciones de tránsito.

Davis enfrenta un máximo de 50 meses de prisión si es declarado culpable de todos los cargos de los que está acusado. El cargo más grave alega que el boxeador huyó de la escena de un accidente que originó lesiones corporales, además de conducir el vehículo mientras su licencia estaba suspendida y revocada, cada uno de los cuales por separado conlleva una sentencia máxima de un año.

Un arreglo de declaración de culpabilidad extendido por la fiscalía requería una sentencia suspendida de un año, durante el cual Davis tendría que comprometerse a 60 días de arresto domiciliario y libertad para trabajar. 

Davis estaba preparado para aceptar la declaración de culpabilidad y reanudar su carrera boxística, aunque el tribunal lo consideró demasiado indulgente después de simpatizar con la víctima Jyair Smith, que estaba embarazada en el momento del accidente y le dijo a la jueza Phinn que ella «le rogó al Sr. Gervonta Davis; Lo miré a los ojos. Dije que tengo que llegar a casa con mi hija, estoy embarazada. Ni una sola vez vino a ayudarme. Recogió sus cosas y se fue. Smith acusó que Davis no le ofreció ayuda en la escena del accidente, donde dijo que estaba atrapada, gritando, en un vehículo humeante. Y debido a ello, sentenció que “dos meses, no siento que eso sea aceptable” sobre el acuerdo de culpabilidad ofrecido a Davis por los fiscales estatales. Agregó que su rodilla resultó gravemente herida y que todavía no puede jugar con sus hijos o trabajar normalmente después de varias «sesiones de fisioterapia.

La jueza Phinn estuvo de acuerdo con la víctima al considerar inaceptable el acuerdo de culpabilidad.

El presunto incidente tuvo lugar durante la noche del 5 de noviembre de 2020, solo unos días después de que Davis noqueara en el sexto asalto al mexicano Leo Santa Cruz.

Según los informes judiciales, los testigos identificaron a Davis como el conductor de un Lamborghini Urus 2020 que se saltó un semáforo en rojo y golpeó el lado del pasajero de un Toyota Solara 2004 a la 1:47 am del 5 de noviembre de 2020. Una cámara de semáforo ubicada en Martin Luther King Jr. Boulevard y 700 Washington Boulevard recogió el incidente. Los agentes de policía respondieron al incidente en cuestión aproximadamente a la 1:55 a.m.

Los registros judiciales indican que el vehículo de Smith fue destrozado en el accidente. El Lamborghini, que no estaba registrado a nombre de Davis, fue abandonado después de que su contenido fuera transferido a otro vehículo en el que se fueron Davis y una mujer no identificada, según testigos y videos obtenidos por los investigadores.

Cuatro personas resultaron heridas en el accidente, aunque ninguna puso en peligro su vida y todas fueron tratadas en la Universidad de Maryland Shock Trauma. Como resultado, cada uno de los 14 cargos originales presentados contra Davis se clasificaron como delitos menores y no como delitos mayores al ser presentados por la oficina del Fiscal del Estado de la ciudad de Baltimore el 22 de marzo pasado.

Entre los cargos iniciales había cuatro cargos por no regresar de inmediato y permanecer en la escena de un accidente que involucró lesiones corporales. Desde entonces, tres de las cuatro víctimas han llegado a acuerdos civiles con Davis, quien aún no lo ha hecho con Smith según su abogado, Gil Amaral, quien exige que el boxeador sea juzgado y, si es declarado culpable, reciba un castigo acorde con el presunto delito.

“Miss Smith quiere que el tribunal sepa que no estará satisfecha con nada más que un período de encarcelamiento para asegurarse de que esta persona reciba el mensaje”, expresó Amaral al juez Phinn el miércoles, según el Baltimore Banner.

El desarrollo se produce después de al menos dos aplazamientos separados en un caso que ahora dura dos años, aunque no es la única batalla legal de Davis, ni la más antigua.

El boxeador, que cumplirá 28 años en noviembre, todavía es objeto de un caso abierto en la corte de Miami, alegando dos cargos de agresión menor, incluida la violencia doméstica de agresión simple. La acusación proviene de imágenes de video obtenidas de un evento benéfico de baloncesto que tuvo lugar durante la semana del Super Bowl en Miami a principios de febrero de 2020. Davis fue procesado el 5 de febrero de 2020, aunque el caso se retrasó varias veces.

La próxima fecha de juicio para ese caso está programada actualmente para el 6 de octubre en Lawson E. Thomas Courthouse Center en el condado de Dade, con un Docket Sounding programado para el 29 de septiembre.

SÍGUENOS EN INSTAGRAM

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *