Tal día como hoy, un 6 de diciembre de 2008, Manny Pacquiao retiraba a Óscar De La Hoya

AEBOX/Vicente Campos/–Podría haber sido un mal sueño, pero fue toda una realidad. Un 6 de diciembre de 2008, el entonces campeón del Mundo y ahora leyenda filipina Manny Pacquiao había ganado por KOT al estadounidense Óscar De La Hoya, una de las grandes estrellas que había tenido nuestro deporte en aquellos años.

A pesar de sus limitaciones en peso y alcance, Pacquiao dio una cátedra de boxeo a De la Hoya, su rival más famoso hasta entonces, que no pudo seguir en el noveno asalto y se fue a felicitarlo con el ojo izquierdo completamente cerrado.

El actual promotor y ex boxeador mexicoamericano, es una de las figuras recordadas entre la afición mexicana. A pesar de que tiene doble nacionalidad, dentro del boxeo azteca es uno de los campeones que se llevó el reconocimiento de los aficionados.

Su enfrentamiento contra  el filipino Pacquiao, el cual significó su retiro oficial del boxeo, dejó una negativa sensación para el público pues el Golden Boy no consiguió terminar la pelea y al noveno asalto abandonó.

Nacho Beristain, el entrenador que estaba en la esquina de De la Hoya aquella noche, jugó un papel fundamental en la decisión de abandonar la contienda antes de tiempo, pues ya había notado las lesiones que estaban minando a su boxeador. Don Nacho estuvo recordando aquel combate y explicó porqué tomó la decisión de parar la pelea.

El combate se celebró en el MGM Grand Hotel de Las Vegas. Óscar de la Hoya subió al ring con 35 años de edad, casi 6 años más que Pacquiao, y esa diferencia también se notó en el cuadrilátero en lo que a rapidez y pegada se refiere, con un De La Hoya muy lento en comparación con el filipino.

De La Hoya no pudo acabar la pelea y antes de comenzar el noveno asalto, la esquina del Golden Boy tomó la decisión de no continuar por el daño que ya perjudicaba a su boxeador. Según Don Nacho, tomó la decisión para proteger a Óscar aunque esto no hiciera ninguna gracia a los allegados del campeón olímpico en Barcelona 92.

La decisión no agradó a la familia pues querían que Óscar siguiera peleando. Pero el propio Óscar de la Hoya mostró su agradecimiento a Beristáin por intervenir de manera oportuna antes de que ocurriera alguna desgracia.

Una vez que acabó el combate y De La Hoya se repuso de los daños de los golpes de Pacquiao, le agradeció al entrenador por preocuparse por su integridad física, incluso la esposa de Óscar y su hermano reconocieron la buena intervención de Beristáin.

“Él me dijo después ‘soy un caballo de carreras pero viejo, ya cansado’. Después la esposa de él fue y me dijo ‘muchas gracias porque lo estaban lastimando mucho’. El hermano se quedó bien cagado, bien encabronado de por qué le paré la pelea. Pero después me lo encontré y me dijo ‘no, gracias, sí estaba muy madreado’ «, comentó Beristain.

Aquella fue la última vez que vimos a De La Hoya encima de un ring, dejándonos a los aficionados con cierta tristeza de cómo había acabado su carrera.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *