El Mexicano Espinoza demuestra su grandeza: «Robeisy me dio la oportunidad y yo le daré la revancha»

AEBOX/Vicente Campos/–El mexicano Rafael «El Divino» Espinoza demuestra su grandeza como campeón y está dispuesto a conceder la revancha al cubano Robeisy Ramirez. Parece de lo más normal, pero son muchos los campeones que ha recibido la oportunidad y luego han mirado hacia otro lado cuando se le ha hablado de revancha. Espinoza dio una de las mayores sorpresas de 2023, cuando se levantó de una caída para mandar a la lona a su rival en el último asalto de su combate y asegurar una victoria por decisión sobre el gran favorito, el cubano Robeisy Ramírez, lo que le sirvió para conseguir el título de peso Pluma de la OMB. Durante la pelea, que se celebró el 9 de diciembre en Florida, Espinoza sufrió una lesión en el tobillo y ahora está recibiendo terapia en su tierra, en Guadalajara, México.

«Todavía no he podido entrenar hasta que mi tobillo se recupere por completo, voy a empezar a hacer trabajo físico. Esta lesión me la hice al levantarme después de que Robeisy me mandó a la lona», comentó Espinoza.

Durante el quinto asalto, el cubano le conectó un severo izquierdazo que mandó a Espinoza a la lona de forma estrepitosa, y fue al levantarse cuando se produjo esa lesión en el tobillo.

«Por eso me fui contra las cuerdas, aunque también estaba mareado por el golpe. El árbitro me preguntó si estaba bien. Le respondí que sí, me limpió los guantes y cuando se reanudó la pelea sonó la campana y eso me dio tiempo para recuperarme», argumentó el mexicano.

Espinoza creía que se había roto el tobillo, pero fue tan sólo una luxación. Se mantuvo firme, mandó a la lona a su rival en el duodécimo y último asalto y sintió que a sus 29 años había logrado su gran sueño como boxeador.

‘El Divino’ Espinoza aún no se ha sentado a hablar de su futuro con su equipo, pero ve casi obligada una nueva pelea con Ramírez.

«Ya lo dije antes: Robeisy me dio la oportunidad de retarlo por el título mundial, estoy muy agradecido por eso y por supuesto dispuesto a darle la revancha. De todas formas, mi equipo es el que manda y esperaré lo que ellos decidan».

La pelea entre ambos púgiles fue grandiosa, incluso podría ser candidata a pelea del año, demostrando que son dos auténticos campeones. De campana a campana fue un incesante intercambio de golpes. El mexicano lanzó cerca de 1.000 golpes.

«Con el tipo de pelea que dimos podemos llenar cualquier arena, Miami, Los Ángeles, Ciudad de México, Guadalajara. No estoy pidiendo donde debe ser, sólo voy a hacer mi trabajo».

«Mi estilo es mantenerme a distancia, pero a veces hay que atacar fuerte. En caso de una revancha veríamos una nueva estrategia armada con mi equipo y entrenaría para el mejor Robeisy con todas las variantes posibles», concluyó Espinoza.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *