USA Boxing permitirá que mujeres transgénero peleen contra mujeres de nacimiento

AEBOX/Vicente Campos/—El boxeo estadounidense ha establecido su «política transgénero» para el año 2024, según la cual los boxeadores transgénero podrán competir contra mujeres de nacimiento.

El pilar amateur del código no remunerado en el deporte estableció las directrices que cada boxeador transgénero debe seguir para enfrentarse con un cisgénero.

De momento, la medida ha sido recibida con enfado por parte de muchos deportistas. Por su parte, la comunidad transgénero y LGBTQ en general la ha acogido con satisfacción.

Según las nuevas normas, los boxeadores deberán cumplir lo siguiente:

Los boxeadores menores de 18 años deben competir con su sexo de nacimiento en las categorías de peso establecidas en el reglamento de USA Boxing. USA Boxing sólo se comunicará con los menores si están presentes sus padres o tutores legales.

Para los boxeadores mayores de 18 años, USA Boxing sigue las directrices de la decisión de la Reunión de Consenso del COI de 2015 en el caso Chand contra la Federación de Atletismo de la India (AFI) y la Federación Internacional de Atletismo Amateur (IAAF) y la Discusión Médica y Científica del Comité Olímpico Paralímpico de los Estados Unidos (USOPC) de 2022 relativa a los atletas transgénero en el deporte, que cita estudios del Boston Children’s Hospital Sports Medicine y del Harvard Medical School Teaching Hospital.

El intervalo habitual de testosterona para los varones se define como más de diez nanomoles por litro (10 namol/L), y el intervalo normal de testosterona para las mujeres es menos de 3,1 nanomoles por litro (3,1 namol/L).

Un boxeador que pase de ser hombre a mujer podrá competir en la categoría femenina en las siguientes condiciones:

Que la atleta haya declarado que su identidad de género es femenina y haya completado la cirugía de reasignación de género.

Que la atleta, durante un mínimo de cuatro años después de la cirugía, se haya sometido a pruebas hormonales trimestrales y presente documentación a USA Boxing sobre los niveles hormonales.

La atleta deberá demostrar que su nivel total de testosterona en suero ha estado por debajo de cinco namol/L durante al menos 48 meses antes de su primera competición (con el requisito de que cualquier periodo más largo se base en una evaluación confidencial caso por caso, considerando si 48 meses es o no un periodo de tiempo suficiente para minimizar cualquier ventaja en la competición femenina).

El nivel de testosterona total en suero del atleta deberá permanecer por debajo de cinco namol/L durante todo el periodo de elegibilidad deseado para competir en categoría femenina.

Nos viene a la mente el caso de la boxeadora transgénero Imane Khelif, que fue descalificada del mundial amateur de Nueva Delhi, India, debido a sus altos índices de testosterona.

La organización del mundial dio a conocer que la decisión se tomó por el alto índice de testosterona que fue detectado en la boxeadora argelina.

Una vez descalificada, la boxeadora argelina declaró que lo sucedido formaba parte de una conspiración en su contra.

«Participé en muchos torneos y no hubo ningún problema, pero cuando mis posibilidades de ganar la medalla de oro aumentaron, vinieron y me lo impidieron, justificando eso porque mis calificaciones son mayores que las calificaciones del resto de las mujeres», afirmó Khelif, quien de no haber sido descalificada se hubiera enfrentado a la china Yang Liu en la final del peso Welter.

Tiempo atrás, Khelif se había proclamado campeona del Torneo Golden Belt que se disputó en Guadalajara, Jalisco, al derrotar a la boxeadora olímpica mexicana Brianda Tamara Cruz, quien manifestó que nunca había sentido golpes tan fuertes en toda su carrera.

«Cuando peleé con ella lo sentí muy fuera de mi alcance, me lastimaban mucho sus golpes, creo que nunca en mis 13 años de boxeadora me había sentido así, ni en mis sparrings con hombres. Gracias a Dios ese día bajé con bien del ring, y qué bueno que por fin se dieron cuenta», señaló Cruz, que publicó unas fotos de las lesiones sufridas en su combate contra la púgil argelina a través de sus redes sociales.

Imane Khelif ya había participado en varios torneos internacionales e incluso consiguió un quinto puesto en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

No es la primera vez que se genera este tipo de polémicas en el deporte respecto a las deportistas trans, donde hay diversidad de opiniones. Desde los que defienden el derecho de estas a participar en competiciones con mujeres, hasta los que piensan que juegan con ventaja respecto a sus rivales, cerrando el camino a mujeres que llevan toda una vida de sacrificio en su deporte. La polémica está servida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *