Kosei Tanaka se proclama campeón OMB ante el mexicano Bacasegua, que vino a morir en la raya

AEBOX/Vicente Campos/—En velada celebrada este mismo sábado por la mañana (hora española, madrugada en México), en el Ryogoku Kokugikan Arena de Tokio, Japón, el japonés Kosei Tanaka ha ganado la batalla a un dignísmo Christian Bacasegua.

En juego estaba el vacante título Supermosca de la Organización Mundial de Boxeo (OMB), que disputaban el japonés excampeón mundial Mínimo, Minimosca y Mosca Kosei Tanaka, contra el mexicano Cristian Bacasegua, que estaba ante la gran oportunidad de su carrera.

En lo que sólo puede describirse como un ballet de brutalidad, Kosei Tanaka tomó el arte del boxeo y lo convirtió en un espectáculo de puro dominio contra Christian Bacasegua. Desde el principio, Tanaka orquestó una sinfonía de golpes que hizo que un valiente Bacasegua se pusiera al día desde la campana inicial.

Durante los primeros asaltos, Tanaka solo estaba calentando, mostrando una hermosa variedad de habilidades de boxeo, aunque Bacasegua se hizo dueño del segundo asalto. En el tercer asalto, quedó claro quién estaba a cargo, con Tanaka dictando el ritmo como un jefe. Tanaka estaba dando un tutorial sobre cómo desmantelar a tu oponente, pieza por pieza. ¡Y esos fuertes golpes y ganchos! Era como si Tanaka tuviera una vendetta contra la cabeza y el cuerpo de Bacasegua, que nunca le perdió la cara aun recibiendo un duro castigo. Bacasegua, bendito sea, siguió caminando hacia las trampas tendidas por Tanaka, comiendo ganchos de izquierda, ganchos y golpes al cuerpo. ¿Ese gancho en la esquina? Imagen perfecta.

En los últimos asaltos, quedó claro que Tanaka estaba dando una auténtica clase de boxeo. Esos triples ganchos de izquierda fueron algo hermoso, un testimonio de su habilidad y su incesante búsqueda de la victoria. Bacasegua, duro como un clavo, siguió presionando, pero era evidente que la marea había cambiado irrevocablemente a favor de Tanaka. En el octavo, un golpe al cuerpo seguido de un golpe en la cabeza hizo que Bacasegua tocara la lona con un solo guante, momento en el que el árbitro le hizo la cuanta de ocho de rigor.

Tanaka siguió desmantelando al mexicano con la precisión de un cirujano, conectando combos, up, jabs, contraganchos y esos devastadores golpes al cuerpo que resonaron en la arena. Enel último asalto, Bacasegua estaba en modo de supervivencia, aferrándose con todas sus fuerzas, con la esperanza de escuchar la campana final. Pero Tanaka, como un depredador, mantuvo la presión, logrando brutales golpes hasta el final. Los jueces anotaron la pelea 119-108, 117-111, 116-111 a favor de Tanaka, quien ahora es un campeón mundial de 4 pesos.

Bacasegua puede irse con la cabeza muy alta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *