Joe Joyce da la sorpresa y arrodilla a Dubois en 10 asaltos

AEBOX/Juan Álvarez/ — El último grano de arena del reloj se precipitaba al vaso inferior y, con él, llegaba la esperada fecha del combate entre Dubois y Joyce. Los aspirantes a poseer los títulos europeo, británico y commonwealth se congregaban dirección al altar de las 16 cuerdas con la vista puesta en su futurible ofensiva mundial.

Joyce hacía acto de presencia en primer lugar. La esquina roja se presentaba a la batalla ataviada con pantaloneta blanca/amarilla y motivos pirotécnicos, presagio de lo que estaba dispuesto a dar y recibir.

Dubois de negro como oficinista, serio y comprometido a cumplir con todo lo que se ha proyectado sobre su hercúlea humanidad.
Instrucciones de rigor y comienza el pleito.


El primer lugar de disputa es el centro del escenario, por el que ambos pugilatos compiten. Joyce, más grande, lento y tosco, agita su jab de izquierda como si blandiera una estaca de roble, acción ofensiva que no abandonará hasta el final. Dubois tira de movilidad y piernas para comenzar a mostrar que su mano ganadora ha de ser la derecha o no será.
Asalto de tanteo que termina con el repicar de la campana y cada uno a su esquina.

Comienza la discusión de puños y Dubois agita sus yunques que aterrizan en el rostro de Joyce, que aguanta con estoicismo helenístico lo que su rival trae.

El cansancio de Joyce no impide que conecte jabs de izquierda sobre el ojo de Dubois. Joyce se repliega, respira y vuelve al centro de las escaramuzas.
Durante todo el transcurso del intercambio de puños comenzamos a ver la paradoja poética que es el boxeo: Dubois conecta poderosos golpes de poder sobre Joyce, que parece cansado, pero permanece sereno y entero; «DDD» por su parte recibe menos pero siempre en ese ojo que comienza a resentirse.

El martilleo de Dubois sobre Joyce recuerda al bombardeo de la ciudad alemana de Dresde durante la segunda guerra mundial pero a diferencia de «la Florencia alemana» Joyce sigue en pie. Su jab parece se tarifa plana, inagotable en puntería y eficacia demoledora sobre el ojo de Dubois.
El estado anímico, el factor diferenciador en el boxeo, desequilibra la balanza y se inclina al lado de Joyce, que venía a sobrevivir y ahora domina el combate.

Dubois, contrariado por la mandíbula ígnea de Joyce, goza de un ojo que le permitiría ser el rey en el país del libro de José Saramago.

El combate llega a los asaltos de campeonato. Joyce fresco frente a un tuerto Dubois que intenta ir a la ofensiva pero que, simplemente, no ve donde ha de atacar. A mitad del combate el punzón de Joyce vuelve a aterrizar en la tumefacción ocular de Dubois que hinca la rodilla por el dolor. El tercer hombre sobre el Canvas comienza la cuenta progresiva de 10 hasta llegar al doble dígito y cuando Dubois recupera la vertical lo hace con un récord de 15-1.

Joyce es el nuevo campeón británico, europeo y Commonwealth de los pesos pesados y aporrea la puerta tras la que los grandes pesos pesados se disputan las fajas mundiales.

Hamzah Sheeraz vs Guido Pitto

El británico Hamzah Sheeraz venció al argentino Guido Pitto por parada arbitral en el decimo asalto en un combate en el que el londinense se mostró muy superior.

Jack Catterall vs Abderrazak Houya

El británico Jack Catterall venció a los puntos en diez asaltos al francés Abderrazak Houya en un combate en el que Catterall mandó dos veces a la lona a un rival que nada pudo hacer frente al aspirante oficial al titulo mundial WBO.

Jack Massey vs Mohammad Ali Bayat Farid

Muy buena pelea la que se marcó el británico Jack Massey ante el iraní Mohammad Alí Bayat, al que dominó durante los ocho asaltos a los que estaba pactada.

La velada

Muy buena velada la que hemos podido disfrutar en el Church House en Westminster, gracias a la emisión de Eurosport 2 para España, conducida magistralmente por Jorge Lera y Gonzalo Rodríguez.

Deja una respuesta

aqui hasta aqui