Alacrán Berchelt vs Oscar Valdéz – Mexicanos al grito de guerra

AEBOX/Juan Álvarez/ — De Guadalupe Victoria a Cárdenas, pasando por los charros Villa y Zapata que lucharon por el paraíso para los parias de la tierra, la historia azteca ha escrito las crónicas de su aún joven historia de la tinta escarlata de sus héroes. Las luchas contra la dominación imperial hispánica primero y estadounidense después arrojan una glosa de héroes que resuenan en los ecos del Zócalo. En el país del águila sobre el árbol del nopal no le exigen éxito a sus héroes; exigen que lo den todo.

Es en el deporte de los guantes donde la sangre mexicana ha rubricado sus mejores resultados. Si hay un deporte que ha otorgado gloria a la tricolor ha sido el que se desarrolla entre las 16 cuerdas: Olivares, Zaragoza, González, Sánchez, Nápoles, Chávez, Morales, Barrera… Todos se acercaron a la raya con la muerte para convertirse en leyendas en vida.

El sábado 20 de febrero dos boxeadores mexicanos se enfrentarán para soñar con igualar a los héroes expuestos en esta galería. Óscar Valdez y Miguel Berchelt se disputarán el mundial superpluma en una contienda con regusto añejo, a trilogía de antes, cuando se luchaba de campana a campana.

Óscar Valdez Fierro. Puro Sonora

Amamantado en el olimpismo, representa el auténtico boxeo mexicano. Su pelea contra Scott Quigg demuestra que los boxeadores aztecas están hechos de otra pasta; a pesar de tener la mandíbula fracturada, ni un paso atrás, ni un golpe de menos. Como los antiguos espartanos, cuando se va a la guerra, se vuelve con el escudo o sobre él. Después de conseguir el título pluma OMB se lanza a la conquista de nuevos retos y divisiones para agrandar su 26-0.

Miguel Berchelt, en la esquina contraria

37-1, para El Alacrán, la apisonadora actual en los superplumas. Una potencia de fuego inusual, acción incesante y valor para fajarse en el medio del ring; corazón para atacar y cerebro para dirigir las operaciones. Seis defensas de un título que a día de hoy parece difícil que alguien le arrebate.

Nos acercamos a una clásica pelea de pesos pequeños con pronóstico reservado. Con un estilo parecido fajador, parece difícil que los árbitros tengan trabajo al final de la contienda. Si bien es cierto que Berchelt es un superpluma natural y asentado, Valdez ha corregido sus carencias en defensa en sus últimos pleitos. La clave puede ser su capacidad de encaje y la resistencia en los asaltos de campeonato.

La pelea nos mostrará otro duelo en las esquinas. Reynoso y Caballero son, con permiso de Don Ignacio Beristáin, los dos grandes entrenadores mexicanos actuales. De Eddy Reynoso poco se puede decir; con mirar su cuadra basta para mostrar lo que ha conseguido. Caballero, por su parte, cuenta con Berchelt como punta de lanza y se presenta como el entrenador del futuro.

Vuelven las grandes peleas de pesos pequeños mexicanos. Los aficionados esperan que el 20 de febrero comience una trilogía como la Morales-Barrera, que llene de orgullo a México.

Aún no sabemos lo que ocurrirá cuando acabe el combate pero sí lo que encontraremos al principio. Con el primer tañido de la campana ahí estarán Valdez y Berchelt, listos para la batalla, mexicanos al grito de guerra, al sonoro rugir del cañón.

Deja una respuesta

aqui hasta aqui