Jose Antonio Medina:“A mi padre no le gustaba que yo boxeara, pero siempre iba a verme a escondidas entre la gente”

AEBOX/Delia Duque/–Desde nuestra redacción de AEBOX nos hemos trasladado a las Palmas de Gran Canaria, concretamente a las Majadillas (Las Torres), donde el ex boxeador José Antonio Medina Betancor nos ha abierto las puertas de su casa. Una casa preciosa con una familia maravillosa, en la que convive también su nieto Néstor, que se ha decantado por el noble arte siguiendo orgulloso los pasos de su abuelo.

José Antonio como lo conocían en el mundo del boxeo, ya que no tuvo apodo, en la actualidad cuenta con 83 años, fue uno de los boxeadores destacados en esa época dorada de los años 60 por su valentía y potencia en la pegada. Los que le conocían decían que no era muy técnico pero era valiente fajador, con potencia en la pegada. Guarda en casa un libro enorme con recuerdos de todos sus combates, con lugares y fechas debidamente señaladas. Ha sido una verdadera delicia poder disfrutar de él, y cuánta historia antigua del boxeo canario se guardan en sus páginas. Mientras ojeaba el libro nos iba detallando una a una sus vivencias con todo lujo de detalles, fechas, lugares, anécdotas, nombres, etc.

Nuestro invitado consiguió formar parte de la selección de Gran Canaria, colgándose la medalla de bronce, alzándose con dos victorias por el abandono de sus rivales. Cabría destacar que boxeó frente a Teibol, y le venció a los puntos, llevándose una bolsa en ese entonces de 1000 pesetas, sin embargo finalmente decidió que su empresa de cordelería le daba más que el boxeo y lo abandonó, con 32 combates a su espalda, tras haberse enfrentado a boxeadores de la talla de Kimbo, Ramos, Antonio de La Guardia etc, y ganarse el respeto y la admiración de todos los que le vieron boxear.

-Buenas Tardes Don José Antonio,¿qué tal?.

Buenas tardes, Bien.

  • Un referente para usted en el boxeo y en la vida.

Salvador Domínguez, por ser una gran persona y buen boxeador. Era estilista y no se dejaba pegar fácilmente, hizo un gran combate con el Chato Saavedra.

-¿Siempre quiso ser boxeador?

¡Si !, desde los 16 años que empecé, me gustó este deporte, entrené hasta que llegó mi primer combate en el patio de la iglesia San Pedro.

-En uno de los combates que realizó se fijaron en usted y lo quisieron llevar a boxear a Inglaterra, ¿por qué no aceptó?

No acepté porque me sentía a gusto en mi tierra rodeado de mi familia y amigos.

-¿Se ha parado a pensar en algún momento que hubiese pasado si hubiese aceptado salir a boxear fuera?

No se qué hubiera pasado pero si me hubiese ido no hubiese hecho mi industria de cordelería.

-De todos los boxeadores de la época, incluido usted, ¿Quién cree que tenía más cualidades para llegar a campeón del mundo?

Elegiría a dos, por un lado al Chato Saavedra por la pegada que tenía y por otro lado a Kid Tano porque boxeaba de maravilla y además tenía una buena pegada.

-¿Una virtud suya y un defecto a la hora de boxear?

Lo mejor era que estaba tranquilo a la hora de boxear, no me ponía nervioso, ni me bloqueaba, y lo peor era que no tenía muy buen juego de piernas pero lo compensaba con una buena cintura.

-¿Cómo se vivia el boxeo en esa época?

Había bastante seriedad en los entrenamientos y mucho respeto.

-Se escapaba al gimnasio de la Cicer sin permiso, ¿por qué boxeaba a escondidas?

A mi padre no le gustaba que yo boxeara, pero siempre iba a verme a escondidas entre la gente.

-De uno de sus entrenadores Cecilia, ¿qué me podría contar de él?

Cecilia era muy buen entrenador y me enseñó a tirar los ganchos y los crochets lo mejor posible.

-Durante su época como púgil nos mencionaba el nombre de varios entrenadores que tuvo, Cecilia, Carreta y el Zurdito, ¿Qué aprendió de cada uno?

Cecilia era muy buen entrenador, me enseñó a tirar buenos ganchos y crochets, Carreta me enseñó a meter presión al contrario y a fajarme y el Zurdito me enseñó un poco el juego de piernas pero nunca fui muy bueno con los pies.

-¿Una anécdota curiosa durante su carrera boxística?

En mi primer combate yo era superior a mi rival y no quería hacer sufrir a mi rival y por ello el entrenador de mi rival se enfadó conmigo porque no le metía presión a su alumno.

-Durante la entrevista ha nombrado a Kimbo, (que en paz descanse), con mucha admiración y aunque se enfrentaron una vez y no le pudo vencer, ambos dieron un buen espectáculo, incluso usted llegó a decir que “Kimbo era mucho Kimbo «, ¿Qué recuerdos guarda de su amistad con él?

No tenía mucha amistad con el porqué el vivía en Telde y yo en las Palmas pero me llevaron a los campeonatos por hacer un buen combate con kimbo y ese año Gran Canaria se quedó campeona de España por primera vez.

-Tiene un nieto de 18 años, “Nestor», que ha decidido seguir sus pasos, ¿qué consejos le daría tanto a él como a los chicos que están empezando?

Que vayan tranquilos y muy bien preparados a la hora del combate para que puedan dar lo mejor de cada uno de ellos.

-¿Qué cree que es más importante tener técnica o tener pegada?

Las dos cosas son muy importantes, por un lado la técnica es importante para hacer un buen combate y la pegada para poder frenar al rival y de cierta manera bloquearlo.

Un hombre imparable!. Entre las tantísimas cosas que ha hecho, ha participado en maratones tanto aquí como en Inglaterra, en el año 1978 consigue el título de radiotelefonía naval, en el año 1982 se titula como patrón de Yate, etc. ¿Hay algo que le hubiese gustado hacer y no ha hecho?

¡No!. Estoy muy contento con todo lo que he hecho.

Don José Antonio Medina es usted admirable y un ejemplo a seguir no solo para su nieto, que me consta que le admira muchísimo sino para muchas personas, muchísimas gracias en nombre del equipo que formamos AEBOX por abrirnos las puertas de su casa, por mostrarnos un poquito de su historia en el mundo del boxeo, y aquí estamos para lo que necesite. Un abrazo gigante.

Muchas gracias a ustedes, Igualmente.

SÍGUENOS EN INSTAGRAM </p>

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *