Samuel Molina vence a un grandioso Jon Fernandez y se proclama nuevo campeón de España del Superligero

AEBOX/Juan Álvarez/Foto Adrian Rubio/—La hilera de espectadores que una hora antes guardan religioso orden frente al pabellón auguraban lo que, sobre todo, ha sido una noche de fiesta para el deporte de los puños en nuestro país.

La afición del boxeo español, a la sombra de los medios y las grandes promotoras, demostró que cuando los cruces que piden se cumplen, prietas las filas y solo exigen una fecha y entradas para asistir a un evento.

Tras el aposento del soberano público en las caveas del Carranque, los combates amateur subían en intensidad, los púgiles en tesón. Aumento del peso, tal vez de la experiencia, todos con la misma ilusión de, algún día, ser ellos la cara y el término del cartel en el que hoy participan. Aún no suenan, pero el avance de la utopía los hará llegar.

Punto aparte. Al César lo que es del César. La inclusión de combates amateur en veladas profesionales debe ser la tónica y no la excepción. Tan púgil es quien de casco rojo inicia su sendero en el pugilismo como quien se juega nacionales, continentales y mundiales.

El sufrimiento de las madres no entiende de categoría y las de los boxeadores amateur tienen derecho a abrazar a sus hijos en la victoria y consolarlos en la derrota.

Que esto vaya a más.

Terminan los combates amateur y comienzan los profesionales. El futuro, en este caso, cede el testigo al presente, al futuro pasado. Lo que será como entretenimiento y tentempié antes de que comience lo que actualmente es.

Abrían el ciclo profesional Ayoub El Fahmi y Ahmed Benjadou. Ayoub tanteaba en los compases iniciales pero mostrando las credenciales con las que pretendería ser el último hombre con el brazo en alto.  A medida que se acopla Ayoub a Benjadou le queda el instinto de lanzar sobre lo que le agrede y la supervivencia del que cada bocanada de aire significa la oportunidad de dar un golpe más. En el quinto asalto una mano de Ayoub desvencijada la vertical de Benjadou antes del límite para iniciar el ciclo profesional de una manera brillante.

Omar García y Costa tenían el deber y la responsabilidad de mantener el nivel que se estaba mostrando durante toda la cartelera.

Un costa física y boxísticamentr brillante tenía frente a él a un venezolano que enorgullece el oficio de boxeador, justifica la pasión del aficionado y explica la devoción en cada gimnasio.

Las potentes manos de costa impactan una y otra vez en un García que pese a caer en el primero no dejaba de ir hacia delante y cobrar peaje en cada golpe que recibía, a pesar de saberse perdedor asalto tras asalto.

Pleno al 60 para Costa en una lucha sin cuartel en la que el cambio de cuero mutuo no aparece reflejado en las tarjetas.

Como anécdota y nuestra de su pundonor, casi a final del combate Omar García se precipita entre las cuerdas al suelo y de una manera tan súbita como cae sube. Su trabajo no había terminado y lo culmina con dignidad.

Wahid Hambli vs Godoy como tercera en discordia y tal vez la más desigual de la exquisita casación de combates este sábado 3 de diciembre en Carranque.

A pesar de ser su debut profesional Wahid de mostró netamente superior en todos los ámbitos y registros boxisticos que se me plantearon desde primera instancia. Godoy, corazón ante todo, vio como su esquina le paraba la pelea en el quinto.

Falito Acosta y Amador se enfundaban el yelmo para poner el episodio bélico a esta velada.

Dispuestos a ganar, nunca a perder y a hacer disfrutar, estos pesos ligeros hicieron 8 asaltos de guerra total.

Falito, vencedor, ya ha declarado que pelea por el cinto nacional y visto su desempeño, credenciales de sobra tiene.

Plato final de la noche.

Tras una espera de años, Jon Fernández y Samuel Molina se enfrentaban de manera directa por la faja rojigualda del peso superligero.

Entra Molina. Música urbana para amenizar la entrada del púgil ataviado con casaca gris y pantalones con borlas a juego.

Tensión y relajación a partes iguales del que sabe que debe callar bocas y refrendar el amor que la gente tiene sobre el joven.

Jonfer tras de él. El campeón como todos los campeones no desea soltar su cetro. Decisión. Se sabe mejor.

Himno nacional, presentación del himno, últimas instrucciones y cada uno a su esquina.

Monólogo de tres asaltos de un Jonfer al que la mano parece pesarle como un bloque de granito milenario. Mantiene a Molina lejos de su zona a base de mandobles.

Un corte hace emanar sangre y pintar de épica un combate ya épico de por sí.

Molina parece cerca de la extenuación y la anulación de todas sus capacidades como boxeador, pero en un solo minuto todo cambia.

Comienza el cuarto y Molina se acopla a la pelea

Se establece una suerte de vaso comunicante que hace que a partir de este momento el torrente de boxeo se canalice desde la esquina de Jonfer hacia la de Molina, que empieza a alcanzar a su rival con claridad y a moverse con soltura.

Jonfer comienzan a dejarse llevar por la corriente y donde antes había insolencia y tranquilidad por una victoria que parecía evidente y cercana ahora aparece un panorama lleno de incertidumbre.

Los asaltos se suceden llegando al fatídico décimo con Molina en modo campeón y Jonfer hecho un hilo mojado.

Llega el décimo y comienzan a soltar potencia de fuego en el centro como si no se jugaran nada pero ya nada cambia.

El guión desde el cuarto asalto contigua y Samuel Molina se convierte en el nuevo campeón de los superligeros.

3 comentarios de “Samuel Molina vence a un grandioso Jon Fernandez y se proclama nuevo campeón de España del Superligero

  1. Lola dice:

    Samuel enhorabuena no cambies nunca!estuve en la velada,los heredia mal organizadores,mal trato…sólo sus amistades,nunca más a malaga!

  2. David dice:

    Sevillano,nunca más con los heredia,mal organizadores,tratan bien a los suyos pero a los demás ni caso,además sorprendido de lo que me entere por casualidad!!solo les importa el dinero.ENHORABUENA AL CAMPEON

  3. Cipriano dice:

    Osea que a partir del cuarto asalto, gana todos los asaltos Molina.?
    Igual os habéis metido, mucha insulina, no?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *