Devin Haney rehidrató 25 libras de peso para su pelea con Regis Prograis

AEBOX/Vicente Campos/–Según la Comisión de California, Devin Haney se rehidrató hasta llegar a pesar 165 libras a la hora de subirse al ring para su pelea contra el campeón de peso Superligero del CMB, Regis Prograis, convirtiéndose prácticamente en un peso Supermedio, el sábado pasado por la noche en el Chase Center en San Francisco, California. Una vez sabido esto, se pone muy en duda la igualdad de condiciones a la hora de enfrentarse en un cuadrilátero.

La victoria de Haney se vio ensombrecida por los informes de su enorme rehidratación a 165 libras, quitándole brillo a su victoria. Según ha comentado Michael Benson, la Comisión de California informa que después de que Haney diera 140 libras en la ceremonia de pesaje el viernes pasado, éste se rehidrató hasta las 165 que pesaba la noche de la pelea. Haney peleó en cuatro divisiones por encima de las 140 libras el sábado pasado contra Prograis, teniendo en cuenta que el peso Supermedio son 168 libras. Haney rehidrató 25 libras durante la noche después de pesarse y dar las obligadas 140 libras el viernes pasado. Por su parte, Prograis quien perdió por decisión unánime ante Devin, pesó 156,8 libras a la hora de subir al ring, 8 libras menos que su rival.

Habría que preguntarse si es justo que un boxeador rehidrate tanto peso y si las reglas del boxeo deben cambiarse para proteger a nuestros deportistas, porque puede resultar peligroso que alguien suba tanto peso. Incluso para un peso Welter (147 libras), rehidratar hasta 165 libras es mucho peso, pero es algo muy normal para esa categoría de peso. Pero para que un Superligero se rehidrate a 165, eso es una cantidad enorme.

El sistema de pesaje necesita cambios drásticos respecto a la seguridad de los boxeadores para evitar que los deportistas jueguen con el sistema, rehidratando enormes cantidades de peso para pelear muy por encima de la categoría de peso en la que compiten. La rehidratación extrema es peligrosa para el lpúgil que recibe y termina peleando contra una persona con una tremenda ventaja de tamaño. Incluso puede resultar peligroso para el boxeador que rehidrata hasta esos pesos, pues puede significar que ha sacrificado demasiado su salud para conseguir dar el peso el día anterior.

¿Qué opinan los aficionados?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *